EL LAVATORIO DE LOS PIES HECHO POR JESÚS EN LA NOCHE DE LA PASCUA

img_2269

[El bellísimo sermón que traemos, en este jueves Santo en que Cristo celebrando la Pascua judía, procedió al lavatorio de los pies de sus discípulos, nos presenta una dificultad en la que seguramente pensó su autor, pero  sin resolverla.
En efecto dice el predicador que esta sublime acción de Jesús tuvo lugar el día anterior de la Pascua como lo dice el Apóstol Evangelista: “ante diem festum pasche coepit  lavare pedes discipulorum” , la víspera de la festividad de la Pascua.
 
Pero Nuestro Señor Jesucristo sabemos que procedió al lavatorio de los pies  de sus discípulos, precisamente dentro de las ceremonias de aquella tarde memorable, en que celebró la comida de la Pascua, instituyó la Eucaristía, celebró la primera Misa e inauguró la Nueva y Eterna Alianza o Testamento, derogando la Antigua Alianza. Todo dicho por los tres evangelistas sinópticos.
 
He ahí dos declaraciones evangélicas que se contradicen formalmente. Y además ha sido objeto de innumerables estudios desde los primeros días del cristianismo. También en nuestros días ha sido objeto de tomas  de posición por parte de escritores, quizás menos respetuosos con los datos bíblicos que los antiguos, y que se decantan por despojar del carácter pascual – contra la letra evangélica, grave yerro- a la Cena celebrada por el Señor, reduciéndola a una simple cena de despedida, o a una comida entre amigos. Entre ellos está Ratzinger (Jesús de Nazaret, II)  resuelve la aporía diciendo que los evangelios sinópticos son “problemáticos” y por lo tanto negando implícitamente, su veracidad e inerrancia frente a los datos del Evangelio de San Juan, por cuya veracidad se inclina. ¡ Grave ofensa a la santidad de los Evangelios derivada de su ignorancia y falta de respeto a la Tradición y a la Escritura!. Antes de él ningún escritor eclesiástico se atrevió a ello, explicando como podían, de manera insatisfactoria, la aparente disyuntiva.
 
Sin embargo  la aparente contradicción no lo es en absoluto. En este blog nos hemos ocupado de ello en un post que el lector puede consultar, y en el que se establece, de manera irrefutable, que la “La Última Cena fue una Cena Pascual“, sin que obste que lo narrado por San Juan también sea verídico, pues se refiere a la Pascua oficial, que los fariseos celebraban al día siguiente de la Pascua ordenada en los libros del Levítico y de los Números. Solamente la matanza de los corderos en el Templo tenía lugar dentro del día de Pascua, en las últimas horas (en lugar de serlo en las primeras horas como estaba taxativamente ordenado por la Ley) del 14 de Nisán, a las tres de la tarde, horas que precedían al comienzo, a las seis de la tarde, del día primero de los ázimos.
Ruego encarecidamente al lector consulte la susodicha entrada, pues creo que la solución dada, marca un hito- mérito del autor escriturario en quien se basa- en los estudios escriturísticos.] (Ver importante Nota A  a esta introducción al final de la entrada)
image70