SERMÓN DEL POLVO

Por el REVERENDO PADRE LEONARDO CASTELLANI

Tomado también del libro Cristo, ¿vuelve o no vuelve?

Memento, homo, quia pulvis es et in pulverem reverteris (“Hombre, recuerda que eres polvo y que tornarás al polvo”).

El polvo quita la vista y el polvo devuelve la vista. En las comarcas de Tierra Santa, la tierra salitrosa y arenosa levanta un polvo finísimo y blanco, que por una parte reflejando vivamente la luz ardiente del sol oriental y por otra parte alzándose con el viento en nubes enceguecedoras, produce numerosas oftalmías y en muchísimos casos la ceguera.

Cuando leéis los Evangelios, reparáis cuántas veces se nombra en ellos esta temible desgracia; cuántos ciegos no curó el Señor; la señal que dio a San Juan Bautista para indicarle que el Mesías llegó: “Los ciegos ven”; la comparación que usó en la parábola: “Si un ciego guía a otro ciego, los dos se van al hoyo”.

A uno de estos pobres desdichados curó el Señor en las puertas del Templo, según nos cuenta San Juan en el capítulo IX, poniéndole en los ojos un poco de barro; escupió en el polvo, hizo un poco de lodo, se lo echó en los ojos y le dijo: “Anda a lavarte en la piscina de Siloé”.

Señor, ¿qué hacéis? ¿Polvo para curar a un ciego? ¿Saliva para curar la ceguera? La saliva que es cáustica y el polvo que es fricante, más bien volverán ciego a uno que ve, Señor, que no volverán los ojos a uno que no ve.

Dejadme hacer, dejad hacer al que es la Luz del mundo. “Y fue, y se lavó y vio” —dice San Juan— “volvió viendo, volvió sanado”.

Polvo tenemos en los ojos, polvo de la tierra nos tiene ciegos. Polvo son las riquezas, polvo son los honores, polvo son los placeres; polvo enceguecedor que nos impide ver.

ceniza1.jpg

Mas la Iglesia, Madre nuestra ansiosa por sanarnos, Esposa de Cristo poderosa para sanarnos, nos echa este día un puñado de polvo a la cara, y a imitación de su Divino Maestro dice a los pobres ciegos: “Con lo mismo que te enfermó, yo te sano. Pero no con lo mismo: porque el polvo solo, el polvo de la tierra, no sirve para sanar, sino para enfermar más, si no se le mezcla la saliva de un Dios, es decir, la palabra de Dios”.

Y la Iglesia mezcla a este polvo de la tierra una palabra de Dios, una palabra tomada del Libro del Génesis, una palabra sencilla, verdadera y cáustica.

“¡Hombre, acuérdate que polvo eres y que al polvo volverás!” (Libro del Génesis, III, 19).

ceniza2

 

Si nos pusiese solamente ceniza en la frente para recordarnos la muerte que ha de reducirnos a polvo, no curaría la Iglesia nuestras llagas, sino más bien aumentaría nuestra tristeza; y la tristeza no es el remedio de nuestros males. ¡Bastante tristeza nos da este siglo inquieto!  A este asilo de paz, a este puerto de oración en medio del estrépito de la calle abierto, venimos precisamente algunas veces huyendo de la tristeza del mundo.

Y bien, señores; no temáis, porque el polvo que allá fuera enferma, aquí dentro sana; el polvo que la Iglesia nos pone en los ojos nos devuelve la vista, aunque sea cáustico en el momento de la operación; y el que ve, señores, no está triste: porque el que ve, sabe adónde va; porque el que ve, camina seguro; el que ve, no tropieza en la piedra ni cae en el hoyo.

Y por eso, Nuestro Señor Jesucristo en el Evangelio de este día nos manda el ayuno, pero nos prohíbe la tristeza. “Cuando ayunéis —dice— no os pongáis tristes como los hipócritas”.

Y ¿cómo haremos para no estar tristes teniendo que sufrir el cuerpo? No poniendo nuestro tesoro en el cuerpo, que es polvo, ni en las cosas de la tierra, que son polvo, sino más arriba. “Y vuestro Padre que está en los cielos os lo pagará allá arriba. No atesoréis tesoros en la tierra, donde la polilla y el gorgojo los deshacen, el ladrón rompe y los roba. Amontonad tesoros en el cielo, donde ni polilla ni gusano deshacen, ni el ladrón rompe y roba”.

La polilla y el gorgojo son las miserias de esta vida; el ladrón es la muerte, y el tesoro es lo que buscamos y deseamos, nuestro ideal y nuestro último fin.

El mundo moderno ha exaltado demasiado al hombre y lo ha deprimido demasiado; lo ha adulado y lo ha calumniado, y alternativamente —contra la Iglesia, que le dice: “Tú eres polvo”—, le dice: “Tú eres un semidiós”, y después le dice: “Tú eres una podredumbre”.

El mundo miente, y es condición de mentirosos tener que corregir una mentira con otra mentira más grande.

El siglo de la filosofía del superhombre es el siglo de la filosofía del pesimismo; el siglo del confort y de los placeres es el siglo del bolchevismo y del pauperismo; y el siglo de los grandes hallazgos científicos, el siglo de las grandes miserias morales; el siglo pacifista es el siglo de la Gran Guerra; el siglo de las luces es el siglo de la ignorancia religiosa.

Yo hojeo nuestras revistas, nuestros periódicos, oigo nuestros doctores y nuestras universidades… ¿Y qué veo?

“Hombre —exclama el mundo— tú eres libre; no te sujetes. Tú eres rey; no obedezcas. Tú eres hermoso; goza; todo es tuyo. Pueblo soberano, tú no debes ser gobernado por nadie, sino gobernarte a ti mismo. Rey de la creación, la ciencia y el progreso ponen en tus manos la tierra toda. Animal erguido y blanco, tu cuerpo es hermoso, no lo ocultes. Tu cuerpo es la fuente y el vaso de un mundo de placeres: bébelos. El dinero es la llave de este mundo: procúratelo. Los honores, las dignidades, el mando son un manjar de dioses; la fama es el ideal de las almas grandes; la ciencia es la aristocracia del alma. ¡A luchar! ¡A arrebatar tu parte! ¡A triunfar! ¡A echar fuera a los otros! ¡Si eres pobre: asalto a los ricos! ¡Si eres rico: exprime a la plebe!”.

Señores, ¿y el gusano y la polilla? El semidiós, el superhombre se encuentra con el gusano y la polilla. Enfermedades del cuerpo, tiranía del pecado y del instinto, hastío de los placeres, temores en la riqueza, pequeñez del entendimiento, disgustos en el poder, miserias de la conciencia, limitación del alma; contrastes familiares, fracasos sociales, grandes desastres nacionales, polillas del polvo humano, ¡cuántas hay! y ¡cómo las llevamos todos escondidas y cómo han aumentado desde que la fe ha disminuido y el pecado crecido!

Y entonces, cuando comienza a deshacerse el ídolo de polvo en el que se había puesto el tesoro y el corazón, cuando la dura realidad tarde o temprano disipa los castillos basados sobre la mentira, ¡ah! entonces, señores, los maestros de la mentira os cantarán otra canción muy diversa, os consolarán con la canción del odio, el desencanto y la desesperación.

“Hombre: eres un absurdo, un enigma, una miseria. Tu nacimiento es sucio; tu vida, ridícula; tu fin es desconocido. Engañado por los fantasmas de las cosas hermosas que te prometen la felicidad, corres sin saber adónde, dando tumbos por la vida, hasta dar el gran salto del que nadie vuelve, a la noche de lo desconocido. Tu hermano, a tu lado, es un lobo para ti; tu superior, arriba, es un tirano; el apóstol que te predica, te engaña y te explota. No sabes nada de nada, no puedes nada contra tu destino. Tus ideales más grandes, tus ensueños más hermosos: el amor, la religión, el arte, la santidad… ¿quieres saber lo que son en el fondo? Son solamente sublimaciones del instinto del sexo que llevas en la subconsciencia.  La vida no vale la pena de ser vivida”.

He aquí las dos grandes mentiras del mundo.

Pero no hay ninguna mentira que no tenga algo de verdad —una mentira pura no se podría sostener—. El mundo predica del hombre dos verdades: la grandeza de su alma y la miseria de su cuerpo. Pero ignora del hombre dos verdades: la miseria de su alma, que es el pecado original, y la grandeza de su cuerpo, que es la resurrección final.

“Dios modeló al hombre del limo de la tierra y le sopló en la cara un viento de vida”, dice el Libro del Génesis.

Por lo tanto, señores, el hombre está hecho de dos cosas: de cuerpo y de alma; está hecho de un poco de barro y de un soplo de Dios: una cosa inferior tomada de la tierra y una superior bajada del cielo.

Que lo superior domine lo inferior, que el alma mande y el cuerpo obedezca: aquí tenéis el orden, la armonía, la felicidad; aquí tenéis el primer plan divino, el estado de inocencia original de Adán y Eva, el primer retrato de semidioses que nos hace el mundo.

Pero la fe nos enseña y el mundo ignora que el hombre por el pecado subvirtió este orden, deshizo esta armonía, perdió esta felicidad, y entonces el cuerpo se sublevó contra la inteligencia, la carne se zafó de las manos del espíritu, la materia oprimió al alma. “Y conocieron que estaban desnudos; se avergonzaron, temieron la ira de Dios y se escondieron entre las hojas”.

Es decir: el hombre sintió el castigo de su desobediencia, en la desobediencia de los miembros de su cuerpo y de las facultades de su alma, en el terrible desorden, guerra, tristeza que no tenían remedio, sino en la misericordia de Dios, porque el hombre culpable, herido en lo natural y despojado de lo gratuito, no podía redimirse a sí mismo.

Éste se llama el estado de la caída, el segundo que el mundo nos describe, cuando le pedimos un segundo retrato del hombre.

El primer retrato es un semidiós, el segundo retrato es un gusano.

Y mirad, señores, cómo miente el ciego guía de ciegos. Estos dos estados, estado de semidiós y estado de gusano, estado de justicia original y estado de caída, son dos estados históricos del hombre; porque, efectivamente, hubo un momento en que el primer hombre fue inocente y un momento en que fue irreparablemente culpable, pero dos momentos que no existen más ni volverán a existir, dos estados pasados, ya que el actual estado del hombre implica la caída y la redención, es el estado del hombre lapsus-reparatus, caído en Adán y redimido por Jesucristo Hijo de Dios y Señor Nuestro.

Para librarnos de los engaños del mundo, de la seducción, la fascinación, la atracción del polvo de la vida, la Iglesia nos echa a la cara el polvo de la muerte.

2017-02-21-10_07_22-mic3a9rcoles-de-ceniza-modo-de-compatibilidad-microsoft-word.png

 

¿Cómo haré, dice la Iglesia, para que el hombre no se aprecie demasiado y no se desprecie demasiado, para que no se ensoberbezca y no se desaliente?

¿Cómo haré para que en este tiempo de Cuaresma se abaje y se levante: abaje el cuerpo por el ayuno, levante el alma con la oración; para que desprecie los tesoros de la tierra y ponga su tesoro en el cielo?

¡Es tan irresistible la seducción de lo que se ve, de lo que se toca, de lo que se siente!

Pues bien; lo haré ver, tocar, sentir qué cosa es lo que él desordenadamente ama. Llamaré en mi auxilio a la muerte. “Memento, homo, quia pulvis es et in pulverem reverteris”.

¡He aquí lo que os impide amar a Dios, he aquí lo que pone en peligro vuestra eterna felicidad! ¡Polvo!

En un antiguo auto sacramental del teatro español, aparece la Muerte armada de espada y daga para hacer un sermón a los hombres. ¡Qué gran predicador la Muerte!

ceniza4

 

Entra la Hermosura, una gran dama vestida, adornada, engalanada; todo es seda y oro, todo jazmines y rosas; todo es gracia y gentileza; los hombres están locos por ella y ella está loca de sí misma. La Muerte la toca con su espada, y se convierte en un cadáver hinchado y repugnante.

No era necesario el ladrón, bastaba la polilla; no era necesaria la muerte, bastaba el tiempo, el tiempo… tranquilo e implacable marchitador de todas las flores, el tiempo con su calva, sus arrugas, su joroba, sus achaques. Pero como hoy han inventado ciertas pinturas y ciertos postizos para matar la polilla y hacer la guerra al Tiempo, vamos al ladrón, a la Muerte.

Levantad la losa y mirad la hermosura tocada por la muerte: es un montón de podredumbre, una cosa que no tiene nombre en ninguna lengua. En esto ha parado todo: era, pues, una cosa caduca, pasajera, accidental. Pasó y se llevó mis tesoros, dirá el libertino; la felicidad de mi alma en la otra vida, la paz de mi alma en esta vida, la salud de mi cuerpo, la firmeza de mi carácter. ¡Oh, muerte, cuán amarga es tu lección para el que pone su fin en los placeres!

Entran las Riquezas, señores, pisando fuerte, mirando alto, vistiendo elegantemente, con gran cortejo de criados, de amigos y de parásitos. La Muerte lo toca, y el Rico se convierte en un esqueleto. Huyen los amigos, desaparecen los aduladores; y los parientes, con un ojo llorando y con el otro repicando, se apresuran a esconder bajo tierra al que se fue tan oportunamente.

Se fue solo, con las injusticias que cometió para ganarlas, con las iniquidades que hizo para conservarlas y con los pecados que perpetró para gozarlas. En verdad os digo que los ricos difícilmente se salvan. ¡Oh, muerte, cuán amargo es tu recuerdo para el que pone su fin en las riquezas!

ceniza5.jpg

 

Entra el Poder, señores; entra un Rey con su corte, soldados, sabios, políticos, lanzas, clarines, cien pendones al viento. La Muerte lo toca, y todo se convierte en polvo: el polvo que fue Menfis, el polvo que fue Nínive, el polvo que fue Cartago, el polvo que fue Roma. La Muerte, señores, manda más que los reyes y es más duradera que las naciones.

Pero la gloria —me decís—, la gloria queda. Sí, señores, la gloria eterna con que Dios glorificará a los pobres y humildes de corazón, la gloria eterna queda. No —me decís—: la gloria terrena, también la gloria terrena queda.

¡Ah, señores! ¿Qué es la gloria terrena?… Un día visitaba el sepulcro de los Escipiones, en Roma. Es un montón de ladrillos medio sepultado en un campo al lado de una calle polvorosa y solitaria. Un guardia lo acompaña al visitante por unos sótanos oscuros y húmedos y le explica que en la Edad Media los campesinos llevaron los mármoles para hacer casas y en la Edad Moderna unos bodegueros hicieron una bodega para guardar el vino, donde reposaban el poeta Ennio, Escipión Emiliano, el primer Africano y Escipión el Asiático. Este pedazo de hueso, este pedazo de húmero, es probablemente del primer Africano. Esta es la gloria de la tierra, señores. Un nombre en la historia: un pedazo de hueso que se muestra a los turistas.

ceniza6.jpg

 

Contra el Gran Ladrón nocturno ninguno puede. A todos espera, a todos alcanza, a todos vence. Ha vencido la Hermosura, el Poder, las Riquezas, las Naciones y la Fama: vamos a juntar a todo el mundo contra él, a ver si lo vence. Mueren los individuos, pero queda la especie; mueren los hombres, pero permanece el género humano; mueren las naciones, pero queda el Mundo. El Mundo contra la Muerte.

Señores, mirad qué es el Mundo. Nosotros somos hormigas al lado de todo el mundo, de los mares, de las montañas y de las estrellas. Los millones y millones de hombres con sus riquezas y sus posesiones, sus inventos; las maravillas del arte, de las letras, de la ciencia; los monumentos, las vías de comunicación, las máquinas; las grandes organizaciones y las grandes edificaciones eternas; el trabajo de siglos acumulado pacientemente para hacer una torre que llega hasta el cielo.

El Mundo Universo contra la Muerte. La Muerte lo toca, ¿y qué sucede? Sabemos lo que sucederá hasta en sus menores detalles. El sol se oscurece, la luna se pone de color de sangre, las estrellas caen del cielo como higos maduros, el mar se pone a dar bramidos, los hombres todos reunidos para hacer la guerra a Dios y su Cristo huyen despavoridos; y en medio de la tribulación más grande que ha habido desde el principio de los siglos y después de una tremenda aunque breve agonía, este mundo pasó y toda su gloria se convirtió en nada.

Señores, es menester decirlo: en el siglo del progreso indefinido, de la evolución creadora, en que muchos hombres, cansados de esperar la Segunda Venida del Cristo, dijeron: “No viene más” y dormitaron y durmieron.

Lo que la razón sospecha, la fe nos lo asegura: este Mundo, que tuvo principio, tendrá también fin. No sabemos el día ni la hora, pero sabemos que tenemos que vivir vigilantes. No sabemos si falta mucho todavía, pero sabemos que vendrá el Gran Ladrón cuando menos lo esperan.

Os he hecho un gran espectáculo de desolación y de ruinas; he tomado la Muerte y he reducido a polvo la carne del hombre, las obras del hombre y el mundo todo del hombre. Sobre este montón de ruinas, ¿qué queda, sino la tristeza y la desesperación? Así es, señores, si fuésemos filósofos pesimistas; pero somos hijos de la Iglesia; no somos cultores de la muerte, sino hijos de la Vida.

El autor del Libro del Eclesiastés, inspirado por el Espíritu Santo, después de haber mostrado amargamente la vanidad de las cosas terrenas, no concluye, señores, la desesperación, sino que concluye la moderación.

Después de haber recorrido la vanidad de los placeres que dan hastío, la vanidad de la ciencia que aumenta el sufrimiento, la vanidad de las riquezas, del poder, del nombre, de la fama, de la hermosura, el autor sacro irrumpe en conclusiones de sentido común, de moderación y de templanza.

“Hay que despreciar todo lo caduco, hay que usar moderadamente de la vida, hay que usar también templadamente de los placeres y alivios que la hacen serena y llevadera, y sobre todo hay que temer a Dios, cumplir sus mandamientos y recordar su juicio”. “Teme a Dios y observa sus mandamientos, porque esto es todo el hombre”.

Es curioso que no dice: “Cumple los mandamientos de Dios, porque eso es el alma del hombre. El cuerpo es polvo; cumple los mandamientos para salvar tu alma”. No, señores: “Cumple los mandamientos, porque eso es todo el hombre, cuerpo y alma”.

Señores, el que se salva, salva su cuerpo y su alma: envía su alma al cielo y envía el montón de polvo de su cuerpo a la tierra, como semilla de resurrección.

Hombre verdaderamente sabio, prudente y juicioso, señores, el que se salva.

No nos está prohibido desear riquezas, sino desear riquezas mentirosas. ¿Cómo se pueden asegurar las riquezas contra un ladrón? Mandándolas a la caja de seguridad. Ese es el consejo de Cristo: por medio de la limosna, enviad vuestras riquezas donde no hay ladrones, para que allá os esperen.

¿Cómo se puede asegurar el grano de trigo contra el gorgojo? Hay que sembrarlo. Es el consejo de Cristo: “Si el grano se hunde en la tierra y muere, después brota y hace grande fruto”.

Así nuestros cuerpos, hundidos por la humillación, deshechos por la mortificación, pulverizados por la muerte, brotarán un día con nueva vida y florecerán como rosas bajo el sol de la Inmortalidad.

Visto en: https://radiocristiandad.wordpress.com

Anuncios

DONDE JESÚS DICE BLANCO, RATZINGER DICE NEGRO

Este post lo escribo con ocasión de haber visto en el portal de Infovaticana, los comentarios al post sobre Benedicto:

Benedicto XVI: “Interiormente estoy en peregrinación hacia Casa

Asturiano creyente. dice:
7 febrero, 2018 a las 12:43 pm
Este Papa es una maravilla y un gran consuelo,que nos sostiene en la fe y nos ayuda a perseverar, pese a las dificultades que se observan por doquier. Larga vida al Papa Bendicto.

Blanca dice:
7 febrero, 2018 a las 1:02 pm
Bendito Benedicto (valga la redundancia). Ojalá Dios nos lo conserve muchos años. Si ahora El Vaticano se atreve a manipular sus escritos, que será si él fallece.

Mikel dice:
7 febrero, 2018 a las 4:09 pm
Me he echado a llorar leyendo esta noticia. El día que estemos frente al Señor nos enseñará lo que Joseph Ratzinger ha cargado sobre sus espaldas para mantener en pie los pilares del mundo. Me aterra pensar en lo que se nos viene encima cuando él no esté sosteniéndonos con su oración. Me aterra la Justicia de Dios sobre una humanidad en la que no queden almas como la del Santo Padre, almas por las que merezca la pena salvarla.
TE AMAMOS PAPA BENEDICTO. Madre cuídalo.

Mariana dice:
7 febrero, 2018 a las 5:10 pm
Suscribo cada palabra de Mikel…

Fran dice:
7 febrero, 2018 a las 7:41 pm
Suscribo el comentario de Mikel… Dios bendiga a Benedicto XVI.

In dubio dice:
7 febrero, 2018 a las 8:48 pm
Yo también me uno a lo que Mikel dice e invoco la protección de la Virgen Santísima sobre el Papa Benedicto.

Normando dice:
7 febrero, 2018 a las 9:15 pm
Que lujo de Papa Emerito. Que Dios le bendiga Santidad. Y reze, reze mucho por la Iglesia, por el mundo, por todos. Sé que lo hace. Llegados a este punto, ya solo los medios sobrenaturales pueden arreglar el desaguisado.

Antonio María dice:
7 febrero, 2018 a las 9:38 pm
¡ Gracias Benedicto XVI !. Dios le bendiga.

Maria dice:
8 febrero, 2018 a las 11:46 am
Que gran Pastor este Papa, que regalado nos hizo el Señor! Sus catequesis fueron LUZ para los cristianos.Para mi, fue el guardián de la fe. Me produce tanto dolor leer su carta….Siempre será el grande, el humilde, el sabio que dejó claro lo que significa ser católico y como hay que serlo…

NANCY Forbes Bohórquez dice:
8 febrero, 2018 a las 4:37 pm
Esperamos la mano poderosa de nuestro Padre Celestial sobre la vida y obra del Santo Padre Benedicto XVI, como su protección sobre ésta IGLESIA QUE SUCUMBE.-

Ramón dice:
8 febrero, 2018 a las 4:43 pm
Me uno a las palabras de Mikel. Y que Dios lo guarde muchos años en este mundo. No obstante, estoy seguro de que no hay que estar temerosos de lo que se nos venga encima, pues su ejemplo y su legado es lo realmente importante, independientemente de que haya relativistas y que obviamente no lo quieran reconocer. También estoy seguro de que una vez llegue a la Casa seguirá trabajando e intercediendo por nosotros por medio del Espíritu Santo. Una verdadera alegría para los cristianos.

claudio dice:
8 febrero, 2018 a las 6:05 pm
Mikel tienes razón. El Papa se conmueve, le causa una profunda emoción, se mueve con nosotros. Tiene la certeza por la Gracia del lugar hacia donde va. Es providencial lo que dice, aplica la lógica del Credo, al final de la profesión de Fe está la afirmación definitiva: creo en la vida del mundo futuro. El hombre más solo del mundo está tranquilo, conmovido, en oración, alegre, sabe adonde va y además quiere ir, pero espera la voluntad de Dios para eso. Let us pray….

Echenique dice:
8 febrero, 2018 a las 9:33 pm
Benedicto, gracias por tus palabras de vida eterna, no de vida temporal. Sigue hablando, sigue iluminando, sigue defendiendo la Verdad que nunca perecerá por mucha misericorditis que le pongan en el Camino.

Como se ve los comentarios reflejan un amor y devoción por Benedicto, difíciles de asumir para un católico que conoce la doctrina católica expresada en el Magisterio y que mínimamente conoce lo apartado de las ideas de Benedicto,  de la doctrina de la Iglesia, expresadas en su principal libro “Introducción al Cristianismo”. Hay muchos posts en este blog (que pueden obtenerse pulsando la pestaña superior “Benedicto XVI”)  que denuncian el sistemático apartamiento de la Fe católica, y aun “cristiana” en general profesada por muchas confesiones no católicas, en cuestiones capitales, como son la Resurrección, la salvación, la Inerrancia  bíblica, la Eucaristía, la Iglesia, el alma, a más de un sin fin de errores y aun herejías enseñadas por él, incluso siendo “papa” ( por ejemplo en su libro Jesús de Nazaret) … 

El que un portal “católico” haga seguimiento laudatorio del Sr.Ratzinger, merece preguntarse sobre el catolicismo de tal portal. Los supuestos “católicos” neoconservadores al prodigar unos  elogios tan fuera de toda mesura sobre  Ratzinger, sólo demuestran su profunda ignorancia de la Fe católica, y un desconocimiento absoluto de sus (Benedicto) escritos y de su supuesto magisterio.

Es una muestra más de lo terrible de la Apostasía de nuestros desgraciados días en los que si volviera Nuestro Señor apenas encontraría LA Fe católica que debiera profesar su Iglesia contra la cual las Puertas del infierno no prevalecerían. Con seguridad en los comentaristas anteriores, N.S. Jesucristo no encontraría la Fe, para cuya salvaguardia fundó su Iglesia construída sobre la Roca, la Fe de Pedro, cuyos sucesores “siempre poseerían una Fe indeficiente” ( Pastor Aeternus en Concilio Vaticano.)

cooperadores

radaelli.jpg

04-caso-ratzinger-4.jpg

Nota al margen del Prof. E.M. Radaelli para ayudar a los lectores y a los estudiosos a conseguir una más cuidadosa comprensión de su último libro “En el corazón de Ratzinger, en el corazón del mundo

Queridos amigos, en este enlace: Léon Bertoletti aclara cómo leer el libro del profesor Radaelli , ya habíamos ofrecido una excelente contribución a un debate que se había suscitado en los medios pir el contenido del libro del prof. Enrico Maria Radaelli para lo cual el mismo mgr. Antonio Livi nos había enviado una explicación profunda, léase aquí, y por la cual nunca le agradeceremos lo suficiente.

Este sitio tiene un nombre muy específico: Cooperadores de la Verdad.  Por ello siempre estaremos muy agradecidos al profesor Radaelli, tanto por su amistad y por la enorme contribución -también es un reto- al debate sobre los graves problemas doctrinales que durante medio siglo, y ahora, cada vez más degradan la santa Iglesia e interpelan  a la verdadera fe incluso del “pequeño rebaño”.

La siguiente es una “nota marginal”, por la cual el prof. Radaelli quiere ofrecer cinco ejemplos: “para asegurar al lector, con este trabajo, del contexto más amplio de las citas del pensamiento de Ratzinger, con el fin de garantizar al estudiante la mayor ayuda en la comprensión de su obra, cuyo significado por otra parte, no siempre está claro …”.


DONDE JESÚS DICE BLANCO, RATZINGER DICE NEGRO.

por Enrico Maria Radaelli

Aquí es necesario ofrecer al menos cinco de los muchos ejemplos de irreconciliabilidad total por una parte, de las enseñanzas de la Sagrada Escritura y los dogmas de la Iglesia, y por la otra , de las enseñanzas expuestas por el profesor Ratzinger en su famoso libro de 1968, Introducción al cristianismo , que se dió por cincuenta años en todo el mundo, cosa que èl nunca retractó, sino que  de hecho confirmó en 2000 con un nuevo ensayo introductorio escrito por su propio autor, en aquél momento prefecto de la Congregación para la sagrada doctrina de la fe, y, todavía más reiteró en una entrevista publicada en L’Osservatore Romano el 17/03/16, sólo hace dos años, sólo tres años después de la gran renuncia del papado. Libro por lo tanto, todavía muy actual.

Es el objeto de mi crítica   en  el corazón de Ratzinger. En el corazón del mundo , pro manuscripto , Aurea Domus, Milán, noviembre de 2017, pp. 370, disponible en las librerías Ancora (Milán y Roma), Coletti (Roma), Hoepli (Milán), Leoniana (Roma), así como en el sitio metafísico Aurea Domus .

También quiero suministrar, en este trabajo,al lector, el contexto más amplio de las citas del pensamiento de Ratzinger, así como asegurar al estudiante para que entienda más profundamente a Ratzinger,  dado que el significado de las citas no siempre es claro.

La propagación máxima del libro En el corazón de Ratzinger, en el corazón del mundo, la considero urgente, por lo que el que suscribe, empezó a trabajar en él a partir de septiembre de 2015, habiendo hecho todo lo posible para llegar a tiempo de demostrar – por lo menos intentarlo – y convencer al distinguido autor de la Introducción al cristianismo de la necesidad de que reflexione antes de que sea demasiado tarde.

En mi estudio crítico, cuatro párrafos (del 76 al 79) fueron intencionalmente propuestos, en los que quise exponer la apreciación del lector de cinco pensamientos importantes del Profesor cuya presencia, incluso en el océano de las mayores perplejidades, permite entender cuánto está libre de cualquier apriorismo, a menos que sea dictado por el divino Logos que da para todos las Norma superiores del Logos .

Estos son los cinco ejemplos.

I. En 2005, recientemente elevado al papado bajo el nombre de Benedicto XVI, el que había sido el profesor Joseph Ratzinger enseñó que la de Dios «sigue siendo la mejor hipótesis, aunque sea una hipótesis» (Joseph Ratzinger, L’Europa di Benedetto nella crisi delle culture, Cantagalli, Siena 2005, 123).

Pero decir que Dios es «la mejor hipótesis» significa, con todo, basar la fe en Dios -credere Deum- en una hipótesis, aunque sea la mejor -es decir, en un hecho dudoso, lo que significa esencialmente fundarla en un hecho humano: es el hombre quien hipotetiza la existencia de Dios, es el hombre quien, por lo mismo, en su mente “produce a Dios”, lo que es todo lo contrario de la certeza requerida por la fe: la certeza de un conocimiento dado por el testimonio -¡otra que hipótesis!-, siendo el testimonio el de Cristo, que dice: «a Dios nadie lo ha visto jamás; el Unigénito, que está en el seno del Padre, Él lo ha revelado» (Jn 1, 18).

En las primeras setenta y tres páginas de su libro, el profesor Ratzinger, treinta y dos años antes, ya había expuesto el concepto fundacional de su fe «hipotética» y lo había expuesto con muchas y siempre muy dramáticas expresiones, de las cuales solo se informarán aquí las tres más ejemplares y desoladoras: «… el creyente puede vivir su fe solamente y siempre revoloteando sobre el océano de la nada, de la tentación y la duda, encontrándose asignado al mar de la incertidumbre como al único lugar posible de su fe… » (Introducción al cristianismo, p.37);

«Es la estructura fundamental del destino humano el poder encontrar la dimensión definitiva de la existencia sólo en esta interminable rivalidad entre la duda y la fe, entre la tentación y la certeza»(Introducción al cristianismo, página 39);

«El creyente siempre experimentará la oscura tiniebla en la que lo envuelve la contradicción de la incredulidad, encadenándolo como en una prisión tenebrosa de la que no es posible escaparse… »(Introducción al cristianismo, página 73).

Pero el Señor, con respecto a la certeza y la solidez de la fe, nos dice: «Yo soy el camino, la verdad y la vida» (Jn 14, 6); y San Pablo recuerda que «puesto que lo que es dable conocer de Dios está manifiesto en ellos, ya que Dios se lo manifestó. Porque lo invisible de Él, su eterno poder y su divinidad, se hacen notorios desde la creación del mundo, siendo percibidos por sus obras, de manera que no tienen excusa por cuanto conocieron a Dios y no lo glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su insensato corazón fue oscurecido» (Rom 1, 19-22). Conclusión: «sin la fe es imposible agradar a Dios» (Heb 11, 6). Sobre estas inerrantes bases escriturísticas, la Iglesia dogmatiza (con una proposición a la que se le debe obediencia de fide):«Dios, principio y fin de todas las cosas, puede ser conocido con certeza mediante la luz natural de la razón humana a partir de las cosas creadas» (Const. Dogmática Dei Filius, capítulo 2, Denz 3004).


II
. En una entrevista de 2016 con el jesuita Jacques Servais publicada en L’Osservatore Romano, el augusto teólogo antes Papa y vuelto a ser cardenal aunque rechazando tal calificación, reafirmaba la línea dorsal del libro reiterando su convicción personal de que la redención como ‘reparación de la «ofensa infinita hecha a Dios»’ es sólo una doctrina que, a causa de la «lógica de hierro» debida con exclusividad, según él, al obispo san Anselmo de Aosta, resulta «difícilmente aceptable para el hombre moderno», manteniendo así intacto el pensamiento formulado cincuenta años antes en su Introducción al cristianismo, para el cual ésta «nos parece como un mecanismo cruel que se hace cada vez más inaceptable para nosotros» (Introducción al cristianismo, página 221). Pero el mismo Jesús habla de la “ira de Dios”: «El que se rehúsa a creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios pende sobre él» (Jn 3, 36). ¿Cuál ira?; ¿por qué ira? La ira del Creador por el pecado de su criatura; y san Pablo aclara: «cuando éramos enemigos, fuimos reconciliados con Dios por medio de la muerte de su Hijo» (Rom 5, 10): enemigos por el pecado del hombre, redimido por el sangriento Holocausto de Cristo; de hecho: «también todos nosotros… fuimos por naturaleza hijos de ira» (Ef 2, 3) […]

Sobre estas inerrantes bases escriturísticas, el dogma ordena (Concilio de Trento, Denz 1743 y 1753) que la Iglesia profese la doctrina de la Redención como Holocausto de Cristo al Padre, exigiéndose que sea obedecido, aceptado y creído justamente aquello que el profesor Ratzinger rechaza.


III.
  El profesor Ratzinger afirma: «Dios es y será siempre para el hombre lo esencialmente invisible… Dios es esencialmente invisible» (Introducción al cristianismo, página 42); y aun más: «en el Antiguo Testamento esta afirmación –la de que “Dios no aparece ni se le aparecerá nunca al hombre”- asume valor de principio: Dios no es sólo aquel que está ahora fuera de nuestro campo visual…; no, él es, en cambio, el que está afuera por esencia [subrayado del autor], independientemente de todas las posibles y pensables ampliaciones de nuestro campo visual» (Introducción al cristianismo, pp. 42-3).

Pero Cristo dice de sí mismo: «El que me ve a mí, ve al que me envió» (Jn 12, 45); «El que me ve, ve al Padre» (Jn 14, 9); y el discípulo amado afirma (es decir, afirma Dios en él): «[A Dios] lo veremos tal cual es» (I Jn 3, 2); y san Pablo declara: «Él es la imagen del Dios invisible» (II Cor 4,4, pero también Col. 1, 15) y nuevamente: «Él [Cristo] es el espejo de la gloria de Dios y la impronta de su sustancia»(Heb 1, 3), lo que significa que Dios Padre es perfectamente visible en el Hijo, y esto es suficiente para que la Iglesia afirme -contrariamente a lo que supone, además del profesor Ratzinger, la concepción mahometana- la perfecta visibilidad de Dios a los bienaventurados, así llamados precisamente por el hecho de que disfrutan de la visión divina.

IV. El profesor Ratzinger sostiene que el hombre, en la beatitud del Paraíso, «vivirá en la memoria de Dios» (Introducción al cristianismo, p 343), y especifica que «Pablo enseña –repitámoslo otra vez- no la resurrección de los cuerpos (Körper), sino de las personas, y esto no en el retorno de los “cuerpos de carne”, o sea de las estructuras biológicas, lo que él explícitamente señala como imposible» (Introducción al cristianismo, página 347).

Pero los Evangelios, hablando del encuentro entre Jesús resucitado y los Apóstoles, señalan en cambio que: «como les resultaba difícil de creer y estaban llenos de asombro, [Jesús] les preguntó: “¿no tenéis nada para comer?”. Le dieron un trozo de pecado asado y un panal de miel. Y después de haber comido delante de ellos, tomó las sobras y se las dio» (Lc 24, 41-3); para no mencionar el famoso episodio de Jn 20, 27: «¡Pon tu dedo aquí y mírame las manos! ¡Acerca tu mano y ponla en mi costado!». De lo cual se deduce que un cuerpo glorioso no es de ninguna manera menos carnal que un cuerpo mortal; y san Pablo, partiendo de aquí, enseña: «si el Espíritu de aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros, el mismo que resucitó a Cristo de entre los muertos también dará vida a vuestros cuerpos mortales por medio de su Espíritu que mora en vosotros» (Rom 8, 10-1).

Aquí también, sobre la base de estos resultados claros e inequívocos establecidos por las Sagradas Escrituras, la Iglesia dogmatiza así: «todos resucitarán con los cuerpos de los que están ahora revestidos» (Concilio Letrán II, 1215, Definición contra los albigenses y los cátaros, Denz 801).

V. El profesor Ratzinger argumenta que «la doctrina de la divinidad de Jesús no se vería afectada si Jesús hubiese nacido de un matrimonio humano» (Introducción al cristianismo, página 265). De hecho, en su opinión, la filiación divina de Jesús «no es un proceso ocurrido en el tiempo, sino en la eternidad de Dios» (Introducción al cristianismo, pp. 265-6).

Pero el evangelista (Mt 1, 18-26) escribe: «Así es como sucedió el nacimiento de Jesucristo: su madre María, estando comprometida con José« -dice “comprometida”, no “esposa”: “esposa” es la que, con el matrimonio, ha perdido su virginidad; “comprometida”, en cambio, es la mujer que, unida en matrimonio, aún no ha completado el matrimonio; «antes de que fuesen a vivir juntos» –el evangelista señala que lo que está a punto de narrar precede al momento en que la virgen María se va a establecer con José; «se encontró encinta por obra del Espíritu Santo», como lo relata San Lucas en su Evangelio (1,26-38) […] «Todo esto sucedió para que se cumpliera lo dicho por el Señor a través del Profeta: “he aquí que la Virgen concebirá y dará a luz un hijo”»: nótese que San Mateo reconoce en la profecía la causa remota, pero no por esto menos eficaz, de aquello que estaba santamente cumpliéndose, reconociendo así a Dios Su poder: lo que sucede ahora se debe a la Palabra de Dios pronunciada en aquel entonces; en segundo lugar, recordando la profecía, subraya el concepto base: la concepción del Hijo de Dios se debe, por parte de la madre, a la formación milagrosa de un embrión en una mujer virgen que permanece virgen, por lo cual el Profeta la llama “Virgen” en cuanto lo es por antonomasia -es “Virgen” ontológicamente- y, por parte de padre, se debe al Espíritu Santo, por la razón anteriormente expuesta; luego «… José hizo lo que el ángel del Señor le había ordenado y se llevó consigo a su desposada, quien, sin que él la conociera, dio a luz a un hijo al que llamó Jesús».

Pero todo esto es impugnado por el profesor Ratzinger, que cree en cambio que: primero, «la doctrina de la divinidad de Jesús no se vería afectada si Jesús hubiese nacido de un matrimonio humano»; segundo, que a propósito del Evangelio ahora revisado y el de san Lucas reportado en el texto, «la fórmula de la filiación divina ‘física’ de Jesús» es cuanto menos infeliz y ambigua» […]

Conclusiones.

Estos cinco ejemplos, especialmente el primero, con el que a partir de 1968 a 2016 el autor de Introducción al cristianismo persiste en dudar de la existencia de Dios diciendo que ” sigue siendo la mejor de las hipótesis, aunque es una hipótesis “, sugiere  ‘ una mentalidad escéptica, historicista y fideista que los originó y que cambian uno a uno todos los artículos del Credo, como lo demuestro en mi corazón de Ratzinger. En el corazón del mundo , que también identifica las causas que llevaron al teólogo de Tubingen a ese escenario problemático.

Se espera que estos cinco ejemplos puedan ser útiles para dar a conocer mi minucioso examen a la mayor audiencia de fieles posible, con el fin de advertir sobre las doctrinas enseñadas en la Introducción, y le ayuden como se refleja en mis últimas páginas, a encontrar pronto, y con toda prudencia , la mejor manera de convencer al ilustre Sujeto a comprender  – al menos – que su libro y las doctrinas contenidas en él no sean propuestas a la Iglesia así como sus profundas convicciones , tal como en su tiempo el cardenal Dal Poggetto llegó a acercarse a la la cama del Papa Juan XXII, para hablar con él, para convencerlo, para alcanzar el santo fin de soslayar  cualquier peligro que hiciera que las puertas aúreas no estuvieran para siempre cerradas para él.

***

Enrico Maria Radaelli.

Bibliografía.

Actualizado al 30 de enero de 2018.

04-caso-ratzinger-3.jpg

Nacido en Milán el 15 de julio de 1944.

Profesor de Filosofía de la Estética (El Tratado de belleza ha sido durante tres años el texto del Curso de Filosofía del Conocimiento , sección de Conocimiento estético , en manos de Antonio Livi y el autor de la Pontificia Universidad Lateranense).

Director del Departamento de Filosofía Estética de la Internacional Science and the Commonsense Association (Roma).

Autor de:

 Libros :

En el corazón de Ratzinger. En el corazón del mundo , ed. pro manuscripto Aurea Domus, Milán, nov. 2017, en -8 ° gr. oro, pp. 370, € 33 (15% de descuento en el precio de portada de € 39) .

Teología de la calle . La descristianización o gran fuga de la realidad de la Iglesia postmoderna desde el Concilio Vaticano II al Papa Francisco , Fe y Cultura, Verona, julio de 2016, en -8 ° gr. oro, pp. 196, € 18 (eBook disponible).

Qué puede cambiar y qué no puede cambiar en la doctrina de la Iglesia , en AA. VV., Dogma y Pastorale , Editorial Leonardo da Vinci, Roma, 2015, pp. 213, € 20 .

La Iglesia se volcó . Investigación estética sobre la teología, la forma y el lenguaje del magisterio del Papa Francisco , Prefacio de An-tonio Livi, Gondolin, Verona, junio de 2014, in-8th gr. oro, pp. 313 + XXI, € 25 (eBook disponible).

Mañana, ¿terrible o radiante? – del dogma , Prefacio de Roger Scruton, Intervenciones : por Brunero Gherardini, Alessandro Gnocchi – Mario Palmaro, Mario Oliveri; ed. pro manuscripto , Aurea Domus, Milán, enero de 2013, a -8 ° gr. oro, pp. 262 + XXIV, € 30 (15% de descuento en el precio de portada de € 35).

La belleza que nos salva . La fuerza de Imago, el segundo Nombre del Unigénito de Dios, que, con Logos, puede dar vida a una nueva civilización, fundada en la Belleza , Prefacio de Antonio Livi; ed. pro manuscripto Aurea Domus, Milán, abril de 2011, en -8 ° gr., pp. 306 + XX, € 33 (15% de descuento en el precio de portada de € 35) .

Sagrado con calor blanco. La Misa de San Pío V y la Misa de Pablo VI a la luz de la Filosofía del Trinitario Thyshetics ; en el apéndice Breve examen crítico de Novus Ordo Missæ por los cardenales Bacci y Ottaviani 2 vols, I vol., ed. pro manuscripto Aurea Domus, Milán, nov. 2008, en -8 ° gr. oro, pp. 188, € 27 .

Entrada a la belleza Fundamentos de una estética trinitaria , prefacio de Elio Franzini; Fe y Cultura, Verona, 2007; II a edición, ídem , Verona, junio de 2012, a -8 ° gr. oro, pp. 399 + VI, € 30 ;

Theomachia último. Metafísica de las “tres grandes religiones monoteístas”: cristianismo, judaísmo e islam ; ed. pro manuscripto Aurea Domus, Milán, w. 2005, en -8 ° gr. oro, pp. 91, € 23 .

Romano Amerio. De la verdad y el amor , Marco Editore, Lungro di Cosenza, 2005; Introducciónpor Antonio Livi, Epílogo de Divo Barsotti, Discursos de los obispos Mario Oliveri y Antonio Santucci; pp. 325 + XXXV, € 25 .

La sinagoga del misterio de los ciegos , ediciones Effedieffe, Milán, 2002; Introducción por Antonio Livi (agotado); II a ed. Revisited pro manuscripto Aurea Domus, Milán, octubre de 2010, a -8 ° gr. oro, pp. 423 + XXIX, € 45 .

prourador de:

Romano Amerio, Iota unum. Estudio de las variaciones de la Iglesia Católica en el siglo XX , Epílogodel curador (” Toda la Iglesia en un ápice “); Lindau, Turín, junio de 2009, pp. 735, € 29 .

Romano Amerio, Stat Veritas. Seguido por “Iota unum” , Postfazione del Curatore (” Stat Veritas. Mendacium fugit “); Lindau, Turín, junio de 2009, pp. 259, € 19.50 .

Romano Amerio, Zibaldone , Postfazione del Curatore (” La armonía sobrenatural entre el intelecto y la realidad “); Lindau, Turín, junio de 2010, pp. 615, € 32 .

Artículos y conferencias :

El arte como koinè de Cristo en la Historia , Conf. En el Departamento de Arte Sacro de la Universidad Ambrosiana, Milán, mayo de 2002.

Participación en Cristo: Dominus Iesus, la gracia y la Eucaristía , Una Vox , feb. 2003.

Introducción, notas y notas a: Romano Amerio, Razón, fe y naturaleza del hombre , escritores italianos , sep. 2003.

Introducción, notas y notas a: Romano Amerio, Religión y su evaluación en el pensamiento moderno , escritores italianos , oct. 2003.

Gnoseología y Trinidad: sobre el método de la filosofía cristiana en Tomás y Buenaventura , Tomás de Aquino , sept. 2003; Sensus Commun es , vol. 5 (enero a marzo de 2004), n. 1.

Analogías entre la belleza y la verdad en Santo Tomás , Conferencia del 6 de mayo de 2004, Pontificia Universidad de Letrán, Hechos de Aquino , octubre de 2004.

Romano Amerio: verdad y tradición , Conf. Del 29 de enero 2005, Lugano, Italo-Swiss Conv. Romano Amerio. El humanista, el luganese, el católico , en el primer centenario de su nacimiento, actúa en Il Cenobio , julio-septiembre. 2005, y en Giampiero Casagrande Editore, Lugano, 2005.

En el principio era la Palabra, no el amor (Errores de la dislocación de las esencias trinitarias) , Conf. 9 Nov. 2007, Ancona, Convención Romano Amerio, Vaticano II y variaciones en la Iglesia Católica del siglo XX , Actos en Fe y Cultura, Verona 2008, € 20 .

La arquitectura de la belleza y la verdad Cómo descubrir el rostro del Eterno , L’Osservatore Romano , del 4 al 5 de febrero de 2008 en el edificio sagrado .

Un lienzo descansando sobre los Evangelios. La verdad invisible se convierte en una imagen en la obra de Caravaggio , L’Osservatore Romano , 14 de febrero. 2008.

Esa bóveda radiante que expresa el encuentro entre la tierra y el cielo. Arte sacro y orígenes de la belleza , L’Osservatore Romano , 12 de junio de 2008 (traducido al inglés, francés, español y sueco aquí ).

El jardín de la belleza tiene una llave antigua , Il Domenicale , Milán, 14 de junio de 2008.

El objetivo más noble del arte es permitir el conocimiento de Dios , una entrevista de Luca Marcolivio, Radici Cristiane , Roma, año IV, n. 40, diciembre de 2008.

Esplendor y misterio de una sonrisa. Filosofía estética y teología trinitaria , L’Osservatore Romano , 30 de septiembre. 2009.

Romano Amerio plantea el problema. Romano Amerio da la solución , Rivista Rosminiana , año CIV, fasc. Yo, Stresa, enero – marzo de 2010.

En el acuario de las nueve Musas. Arte sacro y liturgia , L’Osservatore Romano , 4 de febrero de 2010.

Que iglesias feas y originales por la fuerza. El arte y el sentido común de la belleza (a menudo ignorado) , L’Osservatore Romano , del 12 al 13 de julio de 2010.

Más allá del pase habitual. Tradición y audacia para el arte sacro , L’Osservatore Romano , 8 semanas. 2010

La forma sobrenatural de restaurar la paz entre antes y después del Concilio Vaticano II , en Italia en Fides Catholica , Frigento (AV), diciembre de 2011; en Francia en Catholica , Saint Cyr sur Loire, diciembre de 2011; en los países de habla alemana en Theologisches , enero-febrero de 2012.

Sitio web :

http://www.enricomariaradaelli.it : Aurea Domus. Academia de Metafísica y Filosofía para un Proyecto Cultural Católico .

 

Entrada vista en Cooperatores Veritatis

Visto en: https://moimunanblog.com

EL CONSULTOR PONTIFICIO CONFIESA SU MARXISMO

5a569f1685d0d

“Una rama de la Teología de la Liberación utilizaba el análisis marxista y yo utilizo categorías marxistas

https://latinta.com.ar/2017/12/juan-grabois-pobreza-mercancia/

Desde luego es falaz distinguir entre análisis y categorías marxistas, como si fuera cosas absolutamente distintas y separables. Wetter y Leonard lo explican en su clásica obra:

La filosofía soviética entiende por categoría los conceptos lógicos y fundamentales que representan las propiedades, aspectos y relaciones más comunes y generales de los objetos y de los fenómenos de la realidad”

(La ideología soviética,Herder,Barcelona,1964,p.81)

Que Grabois utiliza el análisis y las categorías del marxismo queda en claro en los “Cuadernos de la Economía Popular”, que escribió junto con Emilio Pérsico, otro buen compinche de Bergoglio. Sirvan estos párrafos de muestra:

1509158449.jpg
 “También en nuestros tiempos existieron otros movimientos que plantearon este objetivo de igualdad, esta vez junto a los obreros, contra los capitalistas. Durante los siglos IX y XX, los socialistas, anarquistas y comunistas, con distintos matices, proclamaron la necesidad de distribuir los bienes y el trabajo de manera equitativa para que dejen de existir distintas “clases  sociales”. Para lograrlo, reclamaban que los obreros industriales se unan para liberarse de la explotación capitalista.

En algunos países, estas ideas tuvieron un gran éxito. En 1917 la revolución rusa de octubre, liderada por Vladimir Lenin, instauró el primer estado socialista en el mundo. La experiencia duró muchos años y se expandió a otros tantos países. En 1943 se produjo la gran revolución china, liderada por Mao Tse Tung y ya un tercio de la humanidad vivía en países que querían construir una sociedad sin clases. En América Latina, Fidel y el Che lideraron la revolución cubana. Sin embargo, por errores, crímenes, corrupción y traiciones de algunos de sus dirigentes, y por el ataque de las potencias imperialistas, la mayoría de los países socialistas se derrumbaron y volvieron al régimen capitalista.

Dijimos que el conflicto surge de una contradicción social, podríamos decir, de un problema social, que ya existía desde antes. En la sociedad capitalista hay miles de contradicciones, todos los días, en todos los lugares. Estas contradicciones o problemas particulares surgen de una contradicción o problema general que es la inequidad y la injusticia. Hasta que no se resuelva esa contradicción general, es decir, la inequidad y la injusticia, las contradicciones particulares como la que existe entre manteros y comerciantes seguirán existiendo. Y las organizaciones populares tenemos que ir asumiéndolas, comprendiéndolas y resolviéndolas una tras otra.

El conflicto es una contradicción puesta en movimiento, una contradicción que se activa, que se despierta como de un sueño… antes estaba latente, dormida, y por alguna razón se despertó, tal vez la despertamos nosotros mismos militando. Una vez despierta la contradicción, una vez que se activa el conflicto, tenemos que poner manos a la obra para llevarlo hacia la victoria”.

http://www.ctepargentina.org/descargas/4.pdf

Sería aventurado afirmar que Bergoglio es marxista. Bergoglio no es nada. Es bergoglista y punto. Y alucinado por su proyecto de liderazgo mundial, a caballo del pobrismo demagógico. no trepida en utilizar a quien le convenga.

De Jorge Mario y de Juan, libera nos Dómine.

Visto en:

http://catapulta.com.ar/

ENTRE SUBVERSIVOS SE ENTIENDEN

(y causan náuseas)

2623446h688.jpg

  

La presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini , encabezó una nueva ronda de los jueves en la Plaza, donde leyó una carta de apoyo que le envió el papa Francisco , en la cual le pidió “no tener miedo a las calumnias”. Esto se dio tras el intento de un operativo judicial para inventariar los bienes de la sede de la asociación.

Yo me escribo bastante con el Papa. Me pone contenta que él no le tenga miedo a las balas y el enemigo le tenga miedo a él. Ayer me llegó una carta de Francisco”, dijo Hebe, antes de leer el escrito.

Querida Hebe, muchas gracias por tu carta que me llego por Juan (Grabois). Rezo por vos y por las Madres y pido al Señor te conserve la salud para que puedas seguir ayudando a tanta gente. No hay que tener miedo a las calumnias, Jesús fue calumniado y lo mataron después de un juicio dibujado. La calumnia solo ensucia la conciencia y la mano de quien la arroja. No te olvides de rezar por mí. Saludos a las Madres, que Jesús te bendiga y la Virgen te cuide”, decía la carta.

Por mi parte, rezo para que el Señor no les conserve la salud a ninguno de los dos, porque se la pasan dando náuseas a “tanta gente”.

Nota catapúltica

Sería bueno que los amigos de la Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia y la Corporación de Abogados Católicos protestasen por esta nueva barrabasada de Bergoglio. No me hago muchas ilusiones: primero deberían sacudirse el clericalismo. Recuerden lo que decía el maestro Tomás Casares: “un poco de anticlericalismo es necesario para la salvación”

Visto en: http://catapulta.com.ar/

BERGOGLIO ABUSA DE LA DIVINA MISERICORDIA

papa-francisco-unica-religion-mundial

Esto dijo Bergoglio a los voluntarios de la Cruz Roja Italiana:

“Pido por ello para todos ustedes la bendición de Dios, Padre de todos nosotros, Padre –añadió- de todas las confesiones, y la invoco en particular para todos los que perdieron la vida desempeñando su servicio y para sus seres queridos”

http://voxcantor.blogspot.com.ar/2018/01/bergoglio-god-is-father-of-all.html

“Dios Padre de todas las confesiones”. (¿Del protestantismo, del islamismo, budismo, del animismo…)

¿Sabrá este hombre lo que dice? Porque si lo sabe, está poniendo a prueba la paciencia del Dios Verdadero, y cualquier católico con dos dedos de frente sabe que eso es un pecado grave.

A menos que se trate de alguien que no esté en sus cabales.

Visto en:

http://catapulta.com.ar

EL CLOWN BERGOGLIO DESVIRTÚA EL MENSAJE DE LA CRUZ

[Es reubicación del post publicado hace justamente un año]

715_Clown-1

El clown  Bergoglio desvirtúa  el mensaje de la cruz

La Iglesia Católica siempre ha considerado que el sufrimiento y la enfermedad son cargas que hay que llevar, como consecuencia del pecado original. Nuestro Señor vino a redimirnos de este pecado y nos mostró  que el camino para superar sus consecuencias es llevar nuestra cruz como lo hizo en su camino al Calvario. 

Tenemos casi dos milenios de  enseñanzas católicas, fieles a esta orientación.

Después del Vaticano II, sin embargo, y especialmente después del pontificado del actor  Karol Wojtyla, la alegría y la risa han sustituido gradualmente el anterior enfoque sereno y serio del sufrimiento y la enfermedad. Con la ascensión de Jorge Bergoglio a la Cátedra de Pedro, esta tendencia alcanza su culminación. 

Este Papa-bufón es todo lo contrario del Varón de dolores, como Nuestro Señor fue llamado. Su símbolo no es la cruz de nuestro Redentor, sino la nariz roja de payaso. 

Imitando su ejemplo, hemos visto que  el  estúpido “apostolado de la risa” se extiende  por todas partes: los auto-llamados “médicos de la risa” visitan los hospitales para que los niños enfermos se rían a carcajadas, fundándose en la idea equivocada de que si olvidan sus sufrimientos sufren menos. 

Esta iniciativa no es más que otra manifestación del horror a la cruz – el sufrimiento, el dolor y la enfermedad – horror que la Revolución propaga  por todas partes. Al respaldar esta iniciativa, Francisco falsifica el verdadero mensaje de Cristo y se opone a él. 

 Arriba, lo vemos en la foto alentando a uno de estos “apóstoles de la risa” en la plaza de San Pedro; abajo, primera fila , una hermana enfermera del hospital espera la aprobación del Vaticano, segunda fila,  cuidadores sociales en un hospital católico en Río se preparan para recibir al Papa Bergoglio en 2013. 

 

Alegría-2
Fotos de L’Osservatore Romano e Internet 
 

Publicado el  5 de febrero de  2017 por TIA

Visto en: https://moimunanblog.com

 

RETIRO PARA PROMOVER LA FIDELIDAD ENTRE PAREJAS SODOMITAS

Acompañando a los pecadores… directamente al infierno 

La Archidiócesis de Turín organiza un retiro cuaresmal 
para enseñar “fidelidad” a las parejas de sodomitas

carreta.png

“P.” Gianluca Carrega

Así como el “cardenal” Reinhard Marx de Munich, Alemania, ha declarado que aboga por una ceremonia de “bendición” para las parejas homosexuales concedida  caso por caso, a cargo del “sacerdote o agente pastoral”, llegan  noticias de  que la Archidiócesis del Novus Ordo de Turín, Italia, organiza un retiro cuaresmal para enseñar “fidelidad” a las parejas homosexuales!

El sitio de noticias semi-trad francés Medias-Presse.info nos cuenta la historia:

A continuación una traducción de la parte más relevante del artículo:

La archidiócesis de Turín organiza un retiro para enseñar fidelidad a las parejas homosexuales

“Los gays también merecen [que se les exija] fidelidad”, afirma la archidiócesis de Turín. El reconocimiento de las parejas homosexuales como una unidad familiar digna de respeto está avanzando rápidamente en la Iglesia Conciliar.

El P. Gianluca Carrega, a cargo de la pastoral de los homosexuales en la Archidiócesis de Turín, quiere ofrecer “lecciones de fidelidad” a los sodomitas porque ellos también “lo merecen”. Explica que la iniciativa, a cargo del arzobispo Cesare Nosigilia de la arquidiócesis [nombrado por Benedicto XVI -NOW ], proviene de su experiencia personal: el año pasado fue invitado a un solo matrimonio que podría describirse como “tradicional”, el de una pareja hetero y por otro lado a tres “uniones civiles” de parejas homosexuales.

“Era hermoso,  una celebración oara cada uno. Esta ley [que permite las uniones civiles entre personas del mismo sexo en Italia] ha dado numerosos frutos: los he visto y los reconozco “.

Pero la ley sobre las uniones civiles tenía una laguna, por así decirlo, un compromiso, según el p. Carrega: esta ley, no estipulaba, entre los derechos y deberes de la pareja, la obligación de fidelidad. Por lo tanto, la Archidiócesis de Turín va a ofrecer un retiro Cuaresmal sobre este tema para parejas homosexuales titulado “Dignos de Fidelidad”.

Se llevará a cabo del 24 al 25 de febrero en un convento de hermanas religiosas, las Hijas de la Sabiduría, y está destinado tanto a individuos como a parejas. En cuanto a la cuestión de si habrá habitaciones dobles, el p. Gianluca Carrega sigue sin hablar  claro, explica Vatican Insider : “Todavía no nos hemos hecho la pregunta. Como es un monasterio, trataremos de darle a cada persona una celda individual “.

El objetivo de este retiro destinado a los autoproclamados homosexuales es prestar más atención a sus condiciones espirituales y, en términos más generales, sociales y de vida.

“La ley no puede prever la obligación de fidelidad”, explica el representante diocesano, “pero al reflexionar sobre la afectividad de los homosexuales, podemos decir que cada uno de ellos merece un amor único y exclusivo. La ley puede decidir cuáles son los requisitos mínimos, pero queremos hablar sobre la calidad de la relación “.

En el transcurso del retiro, el sacerdote jesuita P. Pino Piva discutirá “el valor de la fidelidad y el amor a la luz del mensaje bíblico”.

“Con respecto a este tema,” el p. Gianluca Carrega continúa, “debemos permanecer al lado de las parejas más que dirigirlas. Además, [hacer lo contrario] no sería honesto en alguien como yo, hétero y soltero “.

El P. Carrega no duda en hablar de “malas interpretaciones” en las enseñanzas tradicionales de la Iglesia con respecto a la homosexualidad, en las que tan vigorosamente  insustía en su “misión pastoral” oficial. Según él, el hecho de que una persona homosexual que tiene relaciones ocasionales pueda , después de la confesión, recibir la comunión, mientras una persona que vive en una unión homosexual estable sería excluida de ella, es un error:

“Por lo tanto, corremos el riesgo de causar mucho daño, alentando a los fieles a la clandestinidad y quitándoles el sentido de la responsabilidad”.

“Una pareja creyente que contrae una unión civil tendrá que llevar su fe religiosa a la convivencia”. La Iglesia debe entonces “tener una reflexión sobre el valor de la afectividad homosexual”. Porque “como el obispo de Nanterre, Gérard Daucourt, afirma , ciertos homosexuales que deciden vivir como parejas encuentran en esto una mayor serenidad y buscan ser fieles en adelante. Y nosotros, debemos valorar lo que es bello en sus vidas “.

(Francesca de Villasmundo, “Le diocèse de Turin organice une retraite pour apprendre la fidélité aux homosexuels” , Medias-Presse.info , 4 de febrero de 2018, nuestra traducción).

Esto es tan increíblemente inmoral y absurdo, que ¡desafía a la misma fe ! Están hablando abiertamente del genuino “amor” entre los homos, cuando en realidad es una “abominación” (Levítico 18:22), una lujuria intrínsecamente desordenada que merece el castigo eterno: “Y, de la misma manera, los hombres también, dejando el uso natural de las mujeres, se abrasaron en en la concupiscencia de unos con otros, hombres con hombres cometiendo torpezas nefandas, y recibiendo en sí mismos la paga nerecida a su obcecación “(Rom. 1:27). Tales personas “son enemigos de la sana doctrina” (1 Tim 1:10). Hasta aquí el “valor de la afectividad homosexual”. No hay nada “bello” sobre esto.

Siendo alguien que pretende  “ayudar a los homo” en Turín, el “P.” Carrega está presionando activamente  a los sodomitas para que sean “fieles” a su pareja, y vivan en una “unión estable” con ella,  en lugar de tener “relaciones ocasionales”. Al hacer esto, en realidad está impulsando al que peca contra natura,  a estar cada vez más apegado a su pecado, ya que es más fácil renunciar a un vicio cuando hay poco o ningún apego emocional o social involucrado. Pero, una  “unión estable”, hará aún más difícil para los sodomitas el arrepentirse y enmendar sus vidas.

Pero Carrega no está solo en esto. En 2014, el famoso  “Arzobispo” de Viena, Christoph Schonborn, ya había expresado su apoyo a la idea de “fidelidad de por vida y cuidado mutuo” entre pervertidos:

El propio Francisco, el jefe apóstata del Vaticano, no puede estar en desacuerdo. Es él mismo quien introdujo la noción de “fidelidad” entre los fornicarios habituales no solo como una virtud, sino también para convertir ipso facto la unión ilícita  en un matrimonio real: “He visto mucha fidelidad en estas convivencias, y estoy seguro que éste es un matrimonio real, tienen la gracia de un matrimonio real por su fidelidad … “declaró el antipapa jesuita el 16 de junio de 2016 .

Y así vemos que en la Iglesia del Vaticano II, el pecado mortal de la fornicación se convierte en un sacramento lleno de gracia siempre que uno se involucre habitualmente en él con la misma persona. Pero entonces, si finalmente alguien se da cuenta de que un pecado mortal puede considerarse santo, entonces realmente no hay razón por la cual otro pecado mortal no pueda tener la misma calificación. Así pues, , ahora necesitamos bendiciones y retiros para promover y sancionar lo que hace poco tiempo tuvo que ser declarado en la confesión como un pecado mortal penado con la condenación eterna. ¡Si los habitantes de Sodoma y Gomorra hubieran sabido eso!…el mundo podría haberse librado de las enormes emisiones de anhídrido carbónico del fuego y azufre que llovió sobre las ciudades debido a la falta de centros de retiro y bendiciones rituales (véase Gen 19:24).

Claramente, en la Secta Novus Ordo, la doctrina se desarrolla más rápido de lo que uno puede pensar sabiendo  que  “el tiempo es más grande que el espacio”.

Lo que está sucediendo aquí es claro: la homosexualidad se está introduciendo como una forma de vida completamente normal, sana y saludable que quizás sea un poco diferente, pero ciertamente no es desigual, al Santo Matrimonio. Esta idea  está entrando por la puerta de atrás, por así decirlo, utilizando el concepto de “acompañamiento” introducido astutamente por Francisco en Amoris Laetitia en 2016. De esta manera, los modernistas de Novus Ordo pueden mantener oficialmente que la doctrina no ha cambiado mientras se sigue logrando lo mismo que si las personas aceptaran abiertamente un cambio doctrinal. Y así gradualmente están convirtiendo un pecado que clama venganza al Cielo en un estilo de vida virtuoso que merece retiros diocesanos para consolidarlo siendo merecedor de un rito de bendición eclesiástica, al menos caso por caso , según el “Cardenal” Marx.

Créalo o no, todo esto se remonta al Vaticano II. Así como el concilio descubrió “elementos” de “santificación y verdad” en otras religiones (ver  Lumen Gentium , n.8 ,  Nostra Aetate , n.2 ), así el pseudo-Magisterio del “Papa” Francisco ahora encuentra “elementos de bondad” “en relaciones ilegítimas , ya sean fornicación, adulterio o sodomía”. En resumen: ¡hay algo de virtud en los vicios!

Fue en el infame “Sínodo sobre la familia” en 2014 cuando se sugirió por primera vez que el principio subyacente de la teoría de los “elementos eclesiales” se aplicara a la teología moral , de modo que “la Iglesia [ahora] mira  respetuosamente a aquellos que participando en su vida de una manera incompleta e imperfecta, y aprecia los valores positivos que tienen sus limitaciones y deficiencias “( Relatio Post Disceptationem , en  ” Sínodo familiar: texto completo del informe dado en la mitad del período “ ,  Catholic Herald , 13 de octubre de 2014) . La forma en que aplicando esto a la moralidad realmente ayuda a refutar todo el concepto, se explica en la siguiente publicación:

Una vez que se admite el principio de los “elementos “, ¿por qué detenerse en la eclesiología y la teología moral? Quizás podamos aplicar el concepto también a las matemáticas de modo que lo que es una respuesta incorrecta se vuelva  parcialmente correcta . Por lo tanto, un estudiante que pone 42 como respuesta para 22 + 34 obtendría más puntos que un estudiante que pone 18. Después de todo, ¿42 no está más cerca de 56 que 18? Así es como se ve la doctrina de Francisco cuando se aplica a las matemáticas. En lugar de mantener una “lógica de todo o nada”, ¡le damos crédito incluso por intentarlo!

Y, sin embargo, ¿alguien desea ingresar a un edificio diseñado por un arquitecto que utiliza ese tipo de “matemáticas” al construirlo? ¿Por qué, entonces, alguien no iba a querer presentarse al Juez Divino en el Juicio Final con ese tipo de “moralidad”? “Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora” (Mt 25:13).

La verdad es que todo el enfoque de los  “elementos pisitivos” a la moralidad es defectuoso en principio. Esto se debe a que para que algo sea realmente bueno, debe ser bueno en todos los sentidos, mientras que para que algo sea malo, basta con que sea malo en algún aspecto. El P. Francis Connell lo explica así :

Para ser verdaderamente buena, una acción debe ser buena en el objeto, las circunstancias y el fin. El axioma teológico que expresa esto es  Bonum ex integra causa, malum ex quocumque defectu (“El bien proviene de toda la integridad, el mal proviene de cualquier defecto”). La razón es que la bondad moral consiste en la conformidad con cierta medida o norma, y la conformidad exige que una cosa cumpla con todos los estándares de la norma en todos los aspectos. Por ejemplo, una viga que se utilizara en la construcción de una casa no es buena para el propósito si incluso una medida es defectuosa, aunque las otras medidas sean correctas. Entonces, todos los factores de un acto humano también deben ser buenos para que el acto pueda ser juzgado moralmente bueno. Esta es la razón por la cual un buen fin no justifica un mal medio.

(Rev. Francis J. Connell, Outlines of Moral Theology , 2nd ed. [Milwaukee, WI: Bruce Publishing, 1958], página 21; se han añadido algunas cursivas).

Esta es la enseñanza católica sobre la moralidad.

En cuanto a la fidelidad, ni los fornicadores ni los sodomitas pueden practicarla porque la fidelidad (“fidelidad”) se refiere al voto matrimonial, ya sabes, ese pequeño texto que dijiste el día de tu boda cuando prometiste fidelidad a tu cónyuge “hasta que la muerte nos separe”. Lo que convierte a los fornicadores en pecadores es el hecho de que se involucran en el acto matrimonial precisamente sin hacer primero ese voto de fidelidad; y en el caso de los sodomitas, por supuesto, tal voto se hace imposible  per se  ya que no son capaces de procrear incluso por principio, sin embargo, la procreación es el fin primario del matrimonio.

Por cierto: en 2015, el “Cardenal” Marx había declarado públicamente que una bendición para las parejas homosexuales “no es reconciliable con la doctrina o tradición católica” ( fuente ). Pero eso fue entonces, y desde entonces han salido muchas palabras de  la boca de Bergoglio. En 2016, Francisco siguió adelante y resolvió el problema: publicó Amoris Laetitia , y ahora es reconciliable con la doctrina y la tradición “católica”. Esta es la doctrina de “acompañamiento” de Bergoglio en acción.

Amoris Laetitia es una caja de Pandora de arbitrariedad moral; es el don  que Francisco sigue ofreciendo. Y por la forma en que están las cosas en este momento, seguirá dando en los próximos años.

De Novus Ordo Watch

Visto en: https://moimunanblog.com