Sermón de la EPIFANÍA DEL SEÑOR

NAVIDAD - SAGRADA FAMILIA Y REYES MAGOS - nativita

Amados hermanos en Nuestro Señor Jesucristo:

   Epifanía quiere decir manifestación de Nuestro Señor. Manifestación a los gentiles, al mundo entero en las personas de los tres reyes magos, que no eran magos, sino astrónomos, sabios y probablemente también reyes de algún sitio o ciudad; por ese estudio de las estrellas al cual estaban ellos acostumbrados, les llamó la atención una estrella en particular, la cual no obedecía ninguna ley de los astros y siguiéndola fueron a parar a Belén. Instruidos a lo largo del camino reconocen a Nuestro Señor y le adoran; a eso corresponde esta fiesta. Incluso en Oriente se festejaba la Navidad el día de hoy hasta que en el siglo IV Roma obligó a que en todas partes se festejara la Natividad el 25 y que se dejara exclusivamente el 6 para la Epifanía.

   Esa gran fiesta que los orientales llamaban la Teofanía, quiere decir la manifestación de Dios. Verdadera manifestación de Dios en la plenitud de los tiempos a todos los gentiles, no ya únicamente para el pueblo elegido, para los judíos, sino para todo el mundo; con lo cual quedaba ya deshecho el esoterismo que había en el Antiguo Testamento, esa revelación de lo oculto que se hace manifiesto en el Nuevo Testamento; esa es la distinción que hay entre los dos testamentos. No es como erróneamente se cree: que en el Antiguo Testamento no se sabía de la Santísima Trinidad; eso es un error, era conocida la Trinidad, pero no por todos, no era un conocimiento público porque el pueblo, que no estaba instruido, no lo conocía explícitamente, se necesitaba una fe implícita como la de aquellos que tenían a su cargo el cuidado de la doctrina de la fe, y eran llamados los mayores porque eran los profetas, los patriarcas.

   Pero en eso consiste la distinción, en ese conocimiento explícito en que: en el Antiguo Testamento la revelación no está explícita para todos y mucho menos pública, mientras que en el Nuevo Testamento ese conocimiento es público y explícito para todos.

   Porque en el Nuevo Testamento ya había venido el Mesías y con la Epifanía vemos una prueba de ello en estos astrónomos, en estos tres reyes magos venidos de Oriente. San Juan Crisóstomo dice que venían de Persia, y de hecho de allá fueron traídos sus restos hasta que llegaron a Colonia donde están ahora, pasando por Constantinopla y Milán, si no recuerdo mal. A partir de la Edad Media están en Colonia, pero venían de Persia. Y la prueba está en que cuando los persas musulmanes invadieron Tierra Santa respetaron en Belén el lugar donde se conmemora la Natividad con iglesia de Nuestro Señor. No lo destruyeron, fue el único sitio que no ultrajaron porque vieron las imágenes de los reyes magos que eran persas y se conocía esa tradición, guardando respeto, y gracias a eso se salvó. Y así estos tres reyes magos que fueron adoctrinados a lo largo del camino vieron la estrella mucho antes de los doce días, que hay entre el nacimiento de Nuestro Señor y el seis de enero.

   Y por eso San Juan Crisóstomo dice que la vieron con dos años de anticipación, lo cual explica que el rey Heredes mandó matar a todo niño de hasta dos años de edad, habiendo averiguado el tiempo en que los reyes magos habían visto esa estrella en Oriente que los condujo hasta Belén. Porque de no ser así era imposible llegar en tan poco tiempo viniendo desde tan lejos y por eso muchos encuentran una contradicción: cómo iban a venir a adorar los magos si Nuestro Señor duró aproximadamente cuarenta días en Belén, como también lo dice San Juan Crisóstomo, y después fue la huida a Egipto, y tampoco en cuarenta días uno atraviesa esas distancias tan largas y no sería entonces tampoco el seis de enero y por eso es que en este día de hoy, seis de enero, a los pocos días de nacer Nuestro Señor, pudieron estar presentes los reyes magos.

   También, como dice Santo Tomás, este seis de enero tiene otras dos grandes manifestaciones de Nuestro Señor aparte de la Epifanía: una, a los treinta años, cuando fue bautizado por San Juan Bautista en que el cielo y Dios Padre aclaman a Nuestro Señor como a su Hijo bien amado en quien ha puesto todas sus complacencias. La otra, un año después de bautizado, el mismo seis de enero, las bodas de Cana, gran manifestación de Nuestro Señor en su primer milagro convirtiendo el agua en vino; desde ahí comenzó públicamente a predicar, después de haber preparado a sus discípulos durante casi un año para después de dos años y medio, aproximadamente, morir en la Cruz. Según el mismo Santo Tomás, esas bodas en Cana fueron de San Juan evangelista que se casó y que en esa misma boda Nuestro Señor le hace sentir su llamado y él sigue a Nuestro Señor siendo virgen, y esto no es invento, lo puede leer cualquiera que tenga un comentario a San Juan hecho por Santo Tomás que lo explica en el prólogo.

   No nos debe de extrañar. Lo que pasa es que Santo Tomás es muy poco leído por los predicadores, y por eso jamás se ha oído decir que esas bodas de Cana fueran las de San Juan. Como prueba mayor vemos la confianza que tiene Nuestra Señora en la casa, que manda, dice a los sirvientes que hagan lo que su hijo les dijera. ¿Le van a hacer caso a cualquier invitado si no es de la familia? Sólo a alguien con autoridad, con prestancia, sencillamente porque San Juan evangelista era familiar de Nuestro Señor y de Nuestra Señora, que era lo que comúnmente se llamaban hermanos hasta inclusive los primos, grado de parentela próximo sin ser hermanos carnales.

   Por eso Nuestra Señora se aflige y se preocupa porque a cualquier otro invitado que no sea de la familia próxima y estrecha, no le importa si hay vino o no. Ese es el primer milagro de Nuestro Señor, con lo cual quedan descartados todos esos escritos apócrifos que hablan de Nuestro Señor haciendo milagros desde bebé o desde niño, por la sencilla razón de que si Nuestro Señor hubiera comenzado a hacer milagros desde tan temprana edad, quién iba a creer que se había encarnado y era un hombre. Con toda la mitología pagana haría un efecto contrario al de producir la fe y creer que Nuestro Señor era verdadero Dios y verdadero hombre Encarnado y no uno de esos dioses de la mitología pagana de que estaba lleno el mundo entonces, lo cual era además duramente combatido por el pueblo elegido, por los judíos.

   Por eso el primer milagro de Nuestro Señor fue en las bodas de Cana, en las bodas de San Juan evangelista a instancias de Nuestra Señora; lo cual nos muestra que Nuestro Señor hace su primer milagro a instancias de su madre, por deseos de su madre.

   Y así, entonces, este seis de enero se festejan esas tres grandes manifestaciones que tuvieron lugar el mismo día en diferente tiempo: la adoración, el bautismo y las bodas de Caná. En esta adoración de los reyes magos al llevarle a Nuestro Señor incienso, oro y mirra, estaban manifestando triple significado de ese niño recién nacido; como rey ofrecían oro, rey del Universo, y por eso la fiesta de Cristo Rey que es relativamente reciente, pues se festejaba también el seis de enero. Desde 1925 es la fiesta de Cristo Rey, y nos debe extrañar que la festejemos el último domingo de octubre. Festejo que comienza prácticamente en el siglo XX; no quiere decir que esa fiesta no fuese antiquísima.

A raíz del laicismo, su santidad Pío XI quiso ponerla casi al final del ciclo litúrgico para contrarrestar el laicismo impío y ateo que negaba justamente la realeza de Nuestro Señor, la misma que los tres reyes magos proclaman regaládole el incienso, ya que el incienso se le tributa a Dios, la Divinidad, lo cual hacían también los paganos a sus falsos dioses. Pues bien, al verdadero Dios se le ofrece incienso y mirra, ¿para qué? Para manifestar su humanidad, porque si bien era verdadero Dios también era verdadero hombre. Y así vemos cómo con estos tres dones los reyes magos profesan esa fe en los misterios que se condensan en Nuestro Señor Jesucristo.

   Pidámosle a Nuestra Señora, la Santísima Virgen María, que nosotros, al igual que estos tres reyes magos, que fueron los padres de la Iglesia, como dice San Juan Crisóstomo, fueron después a pregonar al mundo el misterio de Dios Encarnado y por eso San Juan Crisóstomo los considera los primeros Padres de la Iglesia y que nosotros podamos así tributarle nuestro corazón de un modo especial en el día de hoy en acto de adoración como a Cristo Rey. +

Padre Basilio Méramo

6 de enero de 2002

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s