¿PERO DE QUÉ IGLESIA NOS HABLA?

Richard_Williamson-Right

Como cada fin de semana, tengo la, no sé si mala o buena costumbre, de leer unas historietas para no dormir llamadas “eleison”. Por un lado, a fe que buenas, pues me suelen hacer salir muy pronto del adormecimiento propio de quien madruga, por aquello de que lo impactante e inverosímil despierta; pero…. por el otro malas, más que malas, pésimas, pues son tantas las incongruencias con las que me desayuno, que mi pobre estómago me estará “maldiciendo” por ocasionarle tales y tan antidigestivos sacrificios.

Quiero hacer un análisis, si mis lectores me lo permiten, del remate final de ese “dichoso” eleison 388, que como de costumbre puede desquiciar a todo hijo de vecino. Para su deleite, si me disculpan la ironía, lo transcribo tal cual y posteriormente procederé a su análisis:

“En otras palabras, hubo un tiempo cuando Dios elevó Su Iglesia Católica a grandes alturas. Pero hoy en día se está haciendo el hazmerreir del mundo, al punto que uno puede casi estar avergonzado de ser un Católico. Sin embargo, hay todavía Católicos fieles. Oh Dios, ¡ven en su ayuda!, Oh Dios¡ ven en nuestra ayuda!” 

Resulta pues, que para el autor del escrito, utilizando la frase cervantina: “de cuyo nombre no quiero acordarme”, la Iglesia no está a la altura donde Dios la puso, la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, que es y comprende La Iglesia Triunfante, La Iglesia Purgante y La Iglesia Militante (ésta ultima reducida hoy al pusillus grex) pero no por ello menos digna que en la época de Nerón (¡Hay hoy tantos Nerones!), esa Iglesia por lo visto le causa risa a todo el mundo, como si el mundo no hubiese sido siempre el enemigo por antonomasia de Ella. Pero eso no es todo, mis queridísimos lectores, el autor del despropósito está casi avergonzado de ser católico, ¿Pero aún lo es? o mejor dicho ¿lo fue alguna vez?. Porque la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, en este caso su parte militante, que yo sepa, y sigo teniendo fe en ello, será protegida por Nuestro Señor y por la mano protectora de Su Santísima Madre, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella.

Claro, es muy probable, mejor dicho muy cierto, que el autor del despropósito, mejor dicho, el de la cadena interminable de despropósitos, al confundir a la iglesia conciliar, sinagoga de satanás, con la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, Única y Verdadera, caiga en ese error manifiesto y en esa herejía, que esperemos sea capaz de corregir para que no se haga formal.

Me congratula sin embargo, que al final, parece (aunque no quede del todo claro) pedir la pronta venida de Nuestro Señor en su Gloriosa Parusía. Sí, que venga pronto, muy pronto, pero que antes lo ayude a salir del atolladero donde está metido, no vaya a ser que lo agarre sin el aceite necesario para encender su lamparita.

Esta vez el arbolito parece haberse equivocado y nos apareció una “perita” despistada, no tan mala, al final del sainete.

           Andrés Carballo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s