PERTINACIA DIABÓLICA DE MONS. WILLIAMSON

bishop-williamson

PERTINACIA DIABÓLICA DEL OBISPO DE KENT

Hace quince días tuve que señalar la insólita hermenéutica del Obispo de Kent.

Como recordarán, en su Comentario Eleison 385 dijo:

En las propias palabras de Nuestro Señor, Un árbol bueno no puede llevar frutos malos, ni un árbol malo frutos buenos (Mt.VII,18).

Pero, un árbol mitad bueno mitad malo puede producir frutos mitad buenos mitad malos. Ahora bien, tomada en su totalidad, una mezcla de bueno y malo es mala, pero eso no significa que tomada parte por parte, las partes buenas de la mezcla sean tan malas como sus partes malas.

Ahora, en su Comentario Eleison 387, hace otra aplicación de su mala hermenéutica. En este caso, la utiliza para referirse a los Sacramentos de la Eucaristía y del Orden Sacerdotal:

… las distinciones son de sentido común y se corresponden con la realidad. Así que en la confusión universal de hoy en día, para estar en contacto con la realidad hay momentos en que necesito reconocer que una mezcla de bueno y malo será mala en su totalidad, pero ello no significa que sus partes buenas, como partes, sean malas, no más que la bondad de las partes buenas significa que el todo es bueno.

Tomen por ejemplo el Nuevo Orden de la Misa. El nuevo Rito en su totalidad disminuye tanto la expresión de verdades católicas esenciales (la Presencia Real, el Sacrificio, el sacerdocio sacrificante, etc.) que es tan malo en su totalidad que ningún sacerdote debería usarlo ni ningún Católico asistir al mismo. Pero eso no significa que esa parte de la Misa que es la Forma sacramental de la Consagración del pan y del vino sea mala o inválida. “Este es Mi Cuerpo” es ciertamente válido, “Este es el cáliz de Mi Sangre” es lo más probable que sea válido, ciertamente no es invalidado por el nuevo rito siendo éste en su totalidad tan no católico. Por consiguiente si digo que la Misa nueva debe ser siempre evitada, estoy diciendo la verdad, pero si digo que siempre es inválida, no estoy diciendo la verdad y tarde o temprano pagaré la penalidad por exagerar.

Igualmente con el nuevo Rito de Ordenación sacerdotal. El nuevo Rito en su totalidad ha severamente disminuido la expresión de las verdades esenciales del sacerdocio Católico, especialmente que es un sacerdocio sacrificante, pero esa parte del nuevo Rito que es la Forma sacramental es, en todo caso en la nueva versión en Latín, si algo, más fuerte (por el uso de “et” en lugar de “ut”) que la antigua versión en Latín. Por consiguiente, asumiendo que el obispo ordenante es un verdadero obispo y que tenía la Intención sacramental verdadera, simplemente no es verdad decir que ningún sacerdote ordenado en el nuevo Rito pueda ser un verdadero sacerdote. Y, si uno lo dice, tarde o temprano uno pagará alguna penalidad por apartarse de la verdad.

Dos son, pues, los temas que debemos aclarar: la forma de la Nueva Misa y la nueva fórmula de la Ordenación Sacerdotal.

+++

Comienzo por el tema del Sacramento del Orden, porque el Obispo de Kent, no sólo no se retracta, sino que insiste, con pertinacia diabólica, en los mismos errores.

En efecto, en el mes de mayo, en su Comentario Eleison 356, expresó:

En un nuevo rito de Ordenación, si ambas manos se imponen en la cabeza, la Materia no es problema. La nueva Forma en Latín es, si algo, más fuerte para la validez que la antigua Forma en Latín (debido al “et” en lugar de un “ut”)

Radio Cristiandad publicó diversos artículos sobre este Comentario Eleison:

https://radiocristiandad.wordpress.com/2014/05/15/mons-williamson-vs-el-padre-meramo-son-validos-los-nuevos-sacramentos/

https://radiocristiandad.wordpress.com/2014/05/11/padre-juan-carlos-ceriani-ut-para-que-otro-error-en-el-eleison-356/

https://radiocristiandad.wordpress.com/2014/05/12/padre-juan-carlos-ceriani-et-sobre-los-errores-de-mons-williamson-en-el-eleison-356/

https://radiocristiandad.wordpress.com/2014/05/11/osko-eleison-356-respuesta-incierta-evidencia-cierta/

Ni el Obispo de Kent, ni ninguno de los sacerdotes o feligreses de la Resistencia Fláccida han respondido.

Y ahora, el señor Obispo vuelve sobre lo mismo.

+++

Retomo, resumiendo, la refutación hecha en el mes de mayo.

Al tratar el tema de la forma del Sacramento del Orden, el señor Obispo escribió:

La nueva Forma en Latín es, en todo caso, más sólida para la validez que la antigua Forma en Latín (debido al “et” en lugar del “ut”)

En el nuevo Comentario Eleison, insiste con pertinacia:

…, pero esa parte del nuevo Rito que es la Forma sacramental es, en todo caso en la nueva versión en Latín, si algo, más fuerte (por el uso de “et” en lugar de “ut”) que la antigua versión en Latín.

Si entendemos bien, Monseñor Lefebvre ordenó sacerdote a Monseñor Williamson (y él mismo ordena sacerdotes hoy en día) utilizando una forma más débil para la validez… ¡Y esto debido al ut en lugar del et!…

No aceptamos que Monseñor Williamson esté débilmente ordenado, pero sí afirmamos que cada día está mentalmente más débil.

Consideremos las cosas un poco más en profundidad.

Pío XII, en la Constitución Apostólica Sacramentum Ordinis, del 30 de noviembre de 1947 (Denzinger 2301 y Denzinger-Schönmetzwe: 3860) decretó:

Después de invocar la lumbre divina, con nuestra suprema potestad apostólica y a ciencia cierta, declaramos y, en cuanto preciso sea, decretamos y disponemos:

(…) En la ordenación presbiteral (…) La forma consta de las palabras del “Prefacio” de las que son esenciales y, por tanto, requeridas para la validez, las siguientes: “Da, quæsumus, omnipotens Pater, in hunc famulum tuum Presbyterii dignitatem; innova in visceribus eius spiritum sanctitatis, ut acceptum a Te, Deus, secundi meriti munus obtineat censuramque morum exemplo suae conversationis insinuet”.

Traducción nuestra de las palabras de la forma sacramental: Te rogamos, Padre omnipotente, infunde en  [da in]  este siervo tuyo la dignidad del Presbiterado; renueva en sus entrañas el espíritu de santidad, para que alcance recibido de ti, oh Dios, el cargo del segundo mérito y muestre con el ejemplo de su conducta la severidad de las costumbres.

De Pablo VI hay dos versiones de la nueva fórmula para la ordenación sacerdotal. Una pertenece a la Constitución Pontificalis Romani, y la otra se encuentra en la Actas de la Sede Apostólica (Acta Apostolicæ sedis = AAS) en que fuera publicada la misma.

Resalto en marrón las diferencias entre ellas:

Constitución Pontificalis Romani

En plural:

Da, quaesumus, omnipotens Pater, in hos famulos tuos Presbyterii dignitatem; innova in visceribus eorum Spiritum sanctitatis; acceptum a Te, Deus, secundi meriti munus obtineant, censuramque morum exemplo suae conversationis insinuent.

En singular:

Da, quæsumus, omnipotens Pater, in hunc famulum tuum Presbyterii dignitatem. Innova in visceribus ejus Spiritum sanctitatis; acceptum a Te, Deus, secundi meriti munus obtineat, censuramque morum exemplo suæ conversationis insinuet.

Actas de la Sede Apostólica

En plural:

Da, quaesumus, omnipotens Pater, his famulis tuis Presbyterii dignitatem; innova in visceribus eorum Spiritum sanctitatis; acceptum a te, Deus, secundi meriti munus obtineant, censuramque morum exemplo suae conversationis insinuent.

En singular:

Da, quæsumus, omnipotens Pater, huic famulo tuo Presbyterii dignitatem. Innova in visceribus ejus Spiritum sanctitatis; acceptum a Te, Deus, secundi meriti munus obtineat, censuramque morum exemplo suæ conversationis insinuet.

No tengo elementos suficientes como para decir cuál de las dos es la fórmula oficial y cuál es la insertada en el Pontifical utilizado hoy en día en la “Iglesia Conciliar”.

Lo concreto es que en las dos ha sido suprimido el “UT“.

Veamos ahora la comparación entre el texto de la Constitución de Pío XII y el de la Constitución de Pablo VI. Destaco la supresión del ut:

Da, quæsumus, omnipotens Pater, in hunc famulum tuum Presbyterii dignitatem; innova in visceribus eius spiritum sanctitatisut acceptum a Te, Deus, secundi meriti munus obtineat censuramque morum exemplo suae conversationis insinuet. Da, quæsumus, omnipotens Pater, in hunc famulum tuum Presbyterii dignitatem. Innova in visceribus ejus Spiritum sanctitatis; acceptum a Te, Deus, secundi meriti munus obtineat, censuramque morum exemplo suæ conversationis insinuet.

Se comprueba que, contra lo que afirma Monseñor Williamson, no hay tal cambio de ut por et.

Lo que cambió ha sido “, ut” por punto y coma (“;“).

El “et” no aparece, sino en la mente de Monseñor Williamson.

Se suprimió el “ut“, el “para que“.

Se destruyó de este modo la relación causal entre una nueva infusión del Espíritu Santo en este Sacramento y la obtención de la gracia sacerdotal, propia del mismo.

Por lo tanto, según ese nuevo rito de ordenación, ya no se dice explícitamente que el sacerdote es ordenado para celebrar los sacramentos; ya no se indica explícitamente la relación con el sacrificio eucarístico.

En otras palabras, la supresión del “ut“, del “para que” causal, le da un sentido distinto al “cargo del segundo mérito“, al sacerdote.

Además, el cambio en las Actas Apostólicas del “in hos famulos tuos” por el “his famulis tuis” (o del “in hunc famulum tuum“, por el “huic famulo tuo“) modifica seriamente el sentido de la fórmula.

El “in hos famulos tuos” implica que lo que se da a los ordenandos entra en ellos y les transforma interiormente.

El “his famulis tuis“, no implica la concepción de algo que entra en ellos y se hace parte de ellos, sino que queda como algo meramente externo.

Sabemos que todo Sacramento es signo eficaz de la gracia de Cristo. Aquí hay una diferencia de significación muy importante.

Para los innovadores modernistas (entre ellos Bugnini y Montini), el sacerdocio es una función puramente externa, una simple presidencia.

En concreto, la diferencia entre las dos formas está, pues, en que en el nuevo rito se ha omitido la palabra latina “ut“. Y quien piense que esto no tiene importancia, tenga en cuenta dos cosas:

1ª) Los enemigos de la Iglesia (Bugnini y Montini para el caso) saben muy bien lo que hacen y por qué lo hacen.

2ª) Pío XII declaró que esta palabra es esencial para la validez.

Es importante también, e interesante, saber que Cranmer modificó en 1552 el rito católico exactamente en la misma dirección que Bugnini y Montini en 1968, creando un rito que no afirma la relación al sacrificio eucarístico.

Ahora bien, ese formulario de Cranmer ha sido decretado inválido por León XIII, en la Constitución Apostolicæ Curæ, de 1896 (Dz. 1963-1966).

Le preguntamos, una vez más, al señor Obispo: ¿Deberían ser re-ordenados, al menos sub condición, los sacerdotes de la Neo-Iglesia?

+++

¿Dónde estaba el “ET” que faltaba? Pues, ¡en la fórmula de la Consagración de Obispos!…

La fórmula indicada por Pío XII como forma del Sacramento del Orden para consagrar un obispo(Denzinger 2301 y Denzinger-Schönmetzwe: 3860) dice (:

Comple in sacerdote tuo ministerii tui summam, et ornamentis totius glorificationes instructum, cœlestis unguenti rore santifica.

Completa en tu sacerdote la suma de tu ministerio, y provisto de los ornamentos de toda glorificación, santifícalo con el rocío del ungüento celeste

Y la nueva fórmula, la de Pablo VI, en su Constitución Pontificalis Romani, dice:

Et nunc effunde super hunc electum eam virtutem, quæ a te est, Spiritum principalem, quem dedisti dilecto Filio Tuo Jesu Christo, quem ipse donavit sanctis apostolis, qui constituerunt ecclesiam per singula loca, ut sanctuarium tuum, in gloriam et laudem indificientem nominis tui.

Y ahora derrama sobre éste que has elegido el poder, que viene de Ti, el Espíritu gobernante, que Tú diste a tu amado Hijo, Jesucristo, el Espíritu dado por Él a los Santos Apóstoles, que fundaron la Iglesia en todo lugar como tu templo, para alabanza incesante y gloria de tu Nombre.

Por lo tanto, de las palabras esenciales de la forma indicada por Pío XII, sólo ha sido conservada, en la forma de Pablo VI, la palabra “ET“.

Es una conjunción, que significa “y“.

Ninguna de las otras palabras de la forma tradicional ha sido preservada por Pablo VI.

Si Monseñor Williamson se refería a este “ET“…, su error sería magnífico:

+ Se habría equivocado de fórmula: se trataría de la Consagración Episcopal y no de la Ordenación Sacerdotal…

Se habría equivocado de substitución: no se habría cambiado “UT” por “ET“; sino que “ET” es lo único que no se habría modificado…

De ser así, la debilidad mental del dinoscopo es, realmente, cada día mayor…

Pregunto: ¿son válidamente consagrados los obispos de la Iglesia Conciliar? ¿No sería necesario re-consagrarlos, al menos sub condición?

Dejo para otro comentario lo referente al Novus Ordo Missæ.

Padre Juan Carlos Ceriani

Fuente:

https://radiocristiandad.wordpress.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s