Foro Católico o Foro Caótico

Foro Católico o Foro Caótico_

“Nian se sabe”

Sería interesante saber quién está detrás de Foro Católico, que parece más bien un Foro Caótico, por su actuar dialéctico y disolvente, propio de una subversión intelectual para confundir y enredar en vez de iluminar y enseñar, como se puede ver en su publicación del 10 de Enero de 2013, atacando el Milenarismo Patrístico.

Además, no es muy católico que digamos ocultar la identidad bajo el seudónimo y el anonimato, sobre todo cuando eso facilita atacar sin dar la cara, y así eludir toda responsabilidad bajo una absoluta impunidad. Tampoco es algo muy viril que digamos, ni de hombres de honor y palabra de gente bien nacida, todo lo cual es incompatible con el ocultamiento y el anonimato.

De todos modos es muy curioso, además, que no se pueda ver cuál es la línea directriz que fecunda el pensamiento de Foro Católico, que dispara en todos los sentidos sin poderse ver ni saber de dónde vienen los tiros, cual franco tirador que energúmenamente dispara hacia todos lados, a todo lo que se mueve.

Pareciera más bien que su ideología es la de destruir y confundir lo poco que puede haber de bueno y verdadero hoy en día, que está en la resistencia católica tradicional y antimodernista, pues no deja nada en pie  creando una confusión mayor de lo que aparentemente trata de aclarar y produciendo  un  error  peor que el que pretende combatir o remediar.

Defiende en teoría una supuesta doctrina católica, pero en la práctica no se ve quién es el que la encarna y  la  defiende.  Pareciera la obra de un agente socavador  que lo único  que pretende  y quiere  es contaminar y destruir la verdadera resistencia católica y tradicional,  bajo la apariencia de catolicismo.  Parece más bien la obra de un sistemático sabotaje a lo poco que puede haber de bueno y verdadero frente a esta crisis de fe de dimensiones apocalípticas, quizá de aquí, su odio visceral a todo lo apocalíptico y milenarista, aunque sea el patrístico,  que fue doctrina común de los tres primeros siglos de la Iglesia.

Lo esencial del milenarismo del Padre Lacunza es católico y patrístico. Atacarlo es atacar a los Santos Padres de los tres primeros siglos de la Iglesia, es enjuiciarlos con el error y la herejía; en una palabra es cercenar la Tradición sobre la cual está basada la Iglesia o, valga la imagen, serruchar la rama sobre la cual está sentada, o lo que hace el insensato que escupe para arriba.

Es lamentable observar que se trata de una obra y de una acción sutil de tintes subversivos,  como  quién quiere dividir para reinar,  enarbolando  una  falsa  bandera de tradición y de verdad.

Es legítimo preguntarse  ¿con quién está  realmente  Foro  Católico?, ¿a  qué intereses responde?, ¿cuál es la verdad que pretende defender?,  ¿qué  clase de tradición invoca o defiende? Son todos, interrogantes que se tienen que aclarar, de lo contrario no  se es un sujeto válido en  este  combate  en  defensa  de  la Tradición Católica ni de la Fe que esta vehicula. Además  ¿de dónde vienen?, ¿cuál es  su origen como tradicionalistas  y  su  formación  católica  y antimodernista?, ¿a cuál  círculo tradicional pertenecen? Hasta que todo esto no sea claro y aclarado no tienen  la garantía  de  ser  creíbles y fiables,  ni de ser auténticos e integérrimos católicos tradicionales aptos en este combate, donde cada uno tiene nombre y apellido. Disparar  a  todo  lo  que  se  mueve  no  es  un signo de veracidad ni de ortodoxia, hay que saber de dónde se dispara y a dónde se dispara. El que no es capaz de afirmar y decir las cosas con su verdadero nombre y apellido, se está identificando como un bastardo sin nombre, o como un bastardo sin padre ni madre, y peor aún, que trata de empañar el nombre y los apellidos de aquellos que tienen cuna y no son unos bastardos y por lo mismo  que tienen la entereza y el valor de decir lo que son y lo que piensan dando siempre de frente la cara y no con caretas propias de cobardes.

Personalmente no me fío ni me fiaré jamás de nadie que pretenda defender la verdad y la fe y que oculte miserable y cobardemente su verdadera identidad. Eso parece más bien obra de logias y de sectarios, no de miembros de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana; y dicho sea de paso,  es  de  lamentar  y  muy  de lamentar que en Internet se haya puesto de  moda el defender o pretender defender la Tradición bajo el seudónimo y el anonimato; eso es de católicos (si es que lo son) liberales, o de mediocres (de medias tintas), pero no de guerreros viriles dispuestos a morir por la verdad que pretenden defender, como debiera de ser el caso de todo católico integérrimo. Todo esto se presta al vil y espurio manoseo de  espíritus feminoides, que  cual remedo de soldados tienen las ínfulas de estar siempre listos, pero con pantalones cortos de un niño.

Con respecto a querer mancillar mi nombre y mi reputación e ignorantemente fijarse en mi segundo apellido, como si fuera de procedencia dudosa y judaica, es el colmo de un vil, estulto e ignorante que pretende descalificar con el ataque personal,  al no  poder  confrontar con verdadera  sabiduría e inteligencia la argumentación y doctrina expuesta en mis escritos. Pero si de apellidos se trata, sepan todos aquellos  aletargados  mentales  o ignorantes, que mi segundo apellido y familia materna vienen de una de las pocas zonas que de la Siria se caracterizaron por ser férreos bastiones católicos en la época de la invasión musulmana y que durante mucho tiempo se preciaba de no haber pernoctado ningún infiel dentro de sus recintos.  Es  de  los  pocos  lugares  que  aún hoy, guardan la lengua materna  de Nuestro Señor Jesucristo, el arameo, y esa población enclavada en un acantilado de las montañas al norte de Damasco, se llama Maalula.  A  ver, que den todos estos sabiondos, sus apellidos, que a  no dudarlo,  más  de uno tiene su origen sefardita; y por si no lo saben aún; los apellidos más castizos que nos puedan parecer, como son los  Gómez, los Rodríguez, los López, los Ramírez, los Álvarez, los  Pérez, etc. son apellidos  de origen sefardita, por si no lo saben; pero esto no quiere decir nada, porque el problema no es de raza,  ni  es  de  sangre,  sino de mentalidad  y  fe,  que  es  muy distinto, pero esto, a veces los ignorantes trogloditas, con  ínfulas de quijotes católicos, ignoran. Por eso es inadmisible que un foro que se diga  católico, pretenda insinuar  tal cosa, maliciosa e insidiosamente como se puede ver en algunos de sus comentarios.

De nada vale citar autores de poca valía (de segunda o tercera categoría) ante verdaderas autoridades y de renombre (primera categoría) como la de Marcelino Menéndez y Pelayo que dice: “Por todas estas razones,  y sin ser hereje, fue condenado  el P. Lacunza (…)”. (Historia de los Heterodoxos Españoles, ed. BAC, Madrid 1967, T. II, p. 669). Hasta para él es una afrenta e insulto que se le equipare con historiadores de segundo orden, que no son de su talla ni tienen su prestigio y sabiduría.

De otra parte  si se admite  que  el  Padre  Lacunza  fue  condenado  por  León  XII como lo invoca Foro Católico, habría  que decir,  con el mismo  criterio,  que  la Compañía de Jesús, que fue suprimida por  Clemente XIV a instancias de la judeo-masonería, quedó condenada junto con su fundador el gran San Ignacio de Loyola, siendo una obra no católica.

Además si quiere saber cuál fue el verdadero motivo por el que al Padre Lacunza se lo  incluyó en el Índex en aquella época, fue porque la Jerarquía y el Sacerdocio de entonces se vieron aludidos en lo que el P. Lacunza decía acerca de la Bestia de la Tierra identificándola con el clero, la religión, y el sacerdocio corrompidos de los últimos tiempos apocalípticos como son los nuestros: “No espantará tanto al cuerpo, o al rebaño de Cristo la muerte, los tormentos, los terrores, y amenazas de la primera bestia, cuanto el mal ejemplo, las insinuaciones directas, o indirectas, y todo con aire de piedad y mascara de religión (…).

Sí,  amigo,  nuestro  sacerdocio,  este  es  y  no  otra  cosa  el  que  viene  aquí significado y anunciado para los últimos tiempos debajo de  la metáfora de una bestia con dos cuernos semejantes a los del cordero. Nuestro sacerdocio, que como buen pastor y no mercenario, debía defender el rebaño de Cristo, y poner por él su propia vida, será en aquellos tiempos su  mayor y su  más próximo peligro.

(…)¿Quién perdió enteramente  a  los  Judíos,  sino  su  sacerdocio? Este fue el que resistió de todos modos al Mesías mismo, no  obstante  que  lo  tenía a la vista, oía su voz, y admiraba sus obras prodigiosas. Este fue el que cerrando los ojos a la luz se opuso obstinadamente (…).

Porque la iniquidad de aquel  sacerdocio, generalmente hablando había llegado a lo sumo. Estaba viciado por la mayor y máxima parte (…).

Esta fue la verdadera causa de la reprobación del Mesías y de todas sus funestas consecuencias, la cual no se avergonzó aquel inicuo sacerdocio de poder producir en pleno concilio [su condenación] (…).

Entenderéis, digo, cómo el sacerdocio de los últimos tiempos corrompido por la mayor parte, pueda corromperlo todo, como lo hizo el sacerdocio Hebreo.

(…)Lejos de ser aquellos tiempos de persecución peligros para la Iglesia, fueron por el contrario, los más a propósito, los más conducentes, los más útiles, para que la misma Iglesia creciese y arraigase, fortificase y se dilatase por toda la tierra. No fue necesario, ni conveniente abreviar aquellos días por temor de que pereciese toda carne, antes fue convenientísimo dilatarlos para conseguir el efecto contrario. Así los dilató el Señor, muy cerca de tres siglos, cierto y seguro de que por esta parte nada había que temer; mas en la persecución, o tribulación horrible de que vamos hablando, se nos anuncia clarísimamente por boca de la misma verdad,  que  deberá suceder todo lo contrario (…).

De manera que así como los cuernos coronados de la primera bestia significan visiblemente la potestad, la fuerza, las armas de la  potencia secular, de  que aquella bestia se servirá para ir y hacer temblar a toda  la tierra; así  los cuernos de la segunda semejante a los del cordero, no pueden significar otra cosa que las armas o las fuerzas de la potestad espiritual, las cuales aunque de suyo, poco a propósito para herir, para forzar o para espantar a los hombres; mas por eso mismo se concilia esta potencia mansa y pacífica, el respeto, el amor y la confianza de los pueblos; y por eso mismo es  infinitamente  más poderosa y más eficaz para hacerse obedecer, no solamente con la ejecución, como lo hace la potencia secular, sino con la voluntad, y aún también con el entendimiento. Mas esta bestia, en apariencia mansa y pacífica, esta bestia en apariencia  inerme,  pues  como  no  se  le  veían otras armas, que dos pequeños cuernos semejantes a los de un cordero;  esta  bestia  tiene  un  arma  terrible  y ocultísima, que era su lengua; la cual no era de cordero sino de dragón, y así hablaba como dragón (…).

Como habló el dragón en los primeros tiempos, así hablará en los últimos la bestia de dos cuernos, o por medio de  ella  el  dragón mismo. Hablará  con dulzura, con halagos, con promesas, con artificio, con astucia, con apariencias de bien; abusando de la confianza, simplicidad de las pobres ovejas para entregarlas a los lobos (…). Aplíquese la semejanza”. (La Venida del Mesías en Gloria y Majestad,  ed.  Carlos  Wood,  Londres  1816,  Tomo  I, parte II. p.451 a 467). La semejanza se aplicó y el libro fue a parar en el Índex.

Qué es lo que tanto en definitiva les disgusta, molesta y hasta duele a Foro Católico, ¿que se hable de Cristo Rey que vuelve con todo el poder de su divina y Gloria y Majestad?,  ¿que sea ese el día de su Triunfo junto con el Triunfo del Inmaculado Corazón de María Reina, cuando con el soplo de su boca derribe al Anticristo, y todo el poder del mal sobre la tierra y dentro de su misma Iglesia? ¿que se cumpla la  Gran Promesa, habiendo un solo Pastor y un solo rebaño (compuesto de judíos y gentiles todos convertidos)?, que se realice la petición del Padre Nuestro: venga a nos el tu reino, y que se haga tu voluntad así en la tierra como en el cielo?

Esto es lo que tanto escozor le causa al Foro Católico, cual si fuera sarna que pica y rasca con suma comezón que no les deja vivir en paz. Sepan todos, que el que está contra estas cosas, está contra Cristo y forma parte del sequito del Anticristo y de su Contra-Iglesia.

P. Basilio Méramo

Bogotá, 15 de Enero de 2013

Visto en:  http://www.meramo.net

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s