El distraído historiador Antimilenarista responde:

Una respuesta al Padre Méramo

BasilioMeramo

He leído el reciente artículo del Padre Méramo “Respuesta a un distraído historiador antimilenarista”, y debo decirlo que con bastante sorpresa y decepción. Su escrito (poco más de cinco páginas) intenta ser una respuesta a mi artículo“El error milenarista dekl Padre Méramo”. Esperaba que el sacerdote colombiano refutara mis objeciones, lamentablemente su texto se basa en dos tipos de falacias: las ad hominem, es decir, aquellas que me atacan a mi como autor de un texto que no apoya su posición (pero no a él como persona) y la generalización empírica post-factum, es decir, aquella que se basa en considerar que la repetición de un caso basta para que se trate de una regla general. Además, el Padre Méramo demuestra una grave soberbia y falta de caridad por subestimar a sus lectores, tanto por recurrir a citas de la patrística tomadas de los ya conocidos manuales, comentarios bíblicos y demás libros que tratan sobre el tema (que él, en un ataque de sincericidio cita en su último texto) como por no imaginar que sus lectores podrían haber recurrido a los volúmenes de los Padres de la Iglesia.
Quiero, antes de proseguir que no es mi intención atacar al Padre Méramo. Creo que es un buen sacerdote, quienes asistieron a sus misas saben de su lucha, su apostolado en otros tiempos y, como yo, extrañan a aquel hombre que ha dejado paso a éste otro, que ya no es Cristocéntrico, sino alguien que se ha detenido en atacar a la FSSPX. No obstante puedo repetir que el texto de decepcionó, por por no tocar el fondo de la cuestión.
El texto del Padre Méramo ha sido publicado ya en tres sitios por lo menos. Responderé por partes.

El primer y segundo párrafo son un muy poco caritativo ataque a mi persona, que no van a la cuestión. Eso en epistemología se llama “falacia ad hominem”. En el tercer párrafo se ve ya la “respuesta”, aunque no entiendo la frase “nuestro audaz impugnador” ¿Es una audacia no apoyar todo lo que dice Méramo? ¿Ha conferido el Espíritu Santo una infalibilidad especial al sacerdote colombiano? Yo no le adjudico erróneamente a Méramo elevar el milenarismo como dogma de fe, yo digo que Méramo lo trata como tal y en eso se basa su ataque al Padre Mestre Roc, sobre quien dice todo tipo de barbaridades, faltando en todo a la caridad cristiana. Yo he sido claro en que el milenarismo no es doctrina común de los Padres de la Iglesia, ahora Méramo acota ésto a los tres primeros siglos. No obstante, el milenarismo de  aquella época no se refiere en nada a la hermenéutica eucarística de Castellani, que Méramo cita en su artículo original.
El Padre Méramo conoce, de hecho, muy bien el texto de Castellani y de Florentino Alcañiz, de donde saca algunas citas que aparecen en sus dos artículos, el que ataca a Mestre y en el que se despacha conmigo. También se ve que ha leído y se inspiró en el texto de la Enciclopedia Católica… Quien éste artículo en respuesta escribe, en cambio, recurrió a los volúmenes de la Patrística, que cualquier puede descargar completos de Internet. Esa es la diferencia entre el “distraído historiador” (que confronta fuentes, recurre a los documentos) y el Padre Méramo.
Sobre el decreto del Santo Oficio, es cierto que son dos, pero uno referencia al otro como el Mismo Méramo lo reconoce originalmente. El texto del Santo Oficio es dogmático, porque prohíbe y censura la enseñanza del Milenarismo por no ser doctrina cierta, empero no lo condena por lo mismo que San Agustín y San Jerónimo, porque muchos autores píos lo apoyaron en el pasado. Castellani, a mi entender no fue irónico, sino claro y evidente cuando se relaciona  el milenarismo con la eucaristía. Si el Padre Méramo altera el sentido de sus propias palabras o de otro autor, eso es cosa de él.

perfilSobre Castellani diré únicamente lo siguiente: he reconocido que tal vez fue poco prudente tratarlo de teologastro, empero nadie me ha convencido aún que su obra teológica está sobredimensionada, especialmente en círculos tradicionalistas, debido a que no hemos tenido grandes teólogos. El Padre Méramo admira a Castellani con todo derecho, pero no debería imitar su estilo, porque a Castellani ciertos giros le quedaban bien por viejo y argentino, pero a Méramo le caen terriblemente mal, y queda como un violento que es incapaz de argumentar sin recurrir al insulto. Mientras que Castellani puede hacerle gracia a alguno, Méramo deja amargura, porque  escribe desde el rencor de aquellos que, desvinculados de la Fraternidad sólo ansían su destrucción, de allí que sus textos estén descentrados de Cristo.
También es un error que el texto de Lacunza no fue condenado por herético. Quienes han leído la obra del jesuita saben bien que la parusía era, evidentemente judaica y no de caracter cristiano, que además es un texto que subvierte el orden monárquico y alienta la rebelión contra los soberanos. Lacunza (y ésto Méramo tiene que saberlo, porque sino estaría mientiendo) asociaba el fin del mundo con la supresión de la Compañía de Jesús y las condenas al molinismo como la Gran Apostasía. El texto, en fin, fue condenado por el Santo Oficio y por ello fue colocado en el Índice de los libros prohibidos, le guste o no a Méramo.
Finalmente, Méramo vuelve a colocar la tesis milenarista como un dogma de fe, o por lo menos próximo a él cuando dice:

Espero que a  los   impugnadores   del  milenio   no   les   acontezca   el   destino   de   Judas,   el traidor por  incrédulo: “He aquí lo que Papías, oyente de Juan, compañero de
Policarpo hombre venerable atestigua por escrito en su libro IV -porque hay cinco libros compuestos por él-. Y añadió: `Todo esto es creíble para los que tienen fe, porque, prosigue él, como Judas el traidor siguiese incrédulo y preguntase: ¿Cómo podrá Dios crear tales frutos? El Señor le respondió: Verán quienes vivan hasta entonces´”.

Espero, por mi parte, que el Padre Méramo recuerde el tenor de los Decretos del Santo Oficio y  las consideraciones de la Santa Sede sobre la enseñanza del Fin de los Tiempo, espero que recuerde que, como sacerdote, debe antes que nada predicar la caridad y ser ejemplo de ella, porque, en éste texto, como en el que atacó al Padre Mestre, demostró una total y absoluta carencia. Que decepcione a algunos, es poco importante, que predique el mal ejemplo, es grave.
Volviendo, el Padre Basilio Méramo no respondió a mis cuestiones, sino que reinterpretó su artículo, utilizando en su defensa insultos contra mi persona, y generalizando datos que no van a nada. Espero que, la próxima vez no subestime tanto a quienes no concuerdan plenamente con él.
Si el Padre Méramo quiere debatir sobre teología, perfecto, pero si lo que desea es apuntarme en su lista de gente a insultar, no me interesa. Mientras tanto, él que olvidó que me conoce, que revise su correo electrónico y refresque su memoria. Dejé además mi fotografía, porque no me escondo, como tampoco envié jamás correos ni mensajes a los seminaristas de la Fraternidad, ni intenté manipularlos.

En Cristo,
Raúl Miguel,
Vedia, 2013

PS

Uno de los seguidores de Méramo me escribió lo siguiente:

Raúl Miguel,
A Usted que permanentemente saca “chapa” de sus logros “universitarios históricos” le volvieron a demostrar que de historia propiamente dicha sabe poco, o mejor expresado, carece de enjundia y criterio históricos válidos.
Se tiene bien dicho que hoy en día en la argentina, no todos los egresados universitarios resultan diplomados por capacidad sino por perseverencia, por insistencia más que por vocación y probidad intelectuales.
En lugar de autollamarse “historiador” (el haber obtenido un título en el campo de la historia no lo coloca en el rango de historiador, porque sino también deberíamos considerar filòsofos a tantos profesores que de filosofía saben poco, sólo lo manualìstico)debería estudiar a conciencia y sacrificio.El tìtulo ya lo tiene para hacer unos pocos pesos, ahora abóquese a estudiar en serio historia!
Se puso a cuestionar enfáticamente un asunto que no maneja; tildando incluso de “teologastro” a Castellani, llegando con ello a la cùspide de la estupidez.
El Padre Méramo en su artìculo le acaba de dejar como un infante en materia de historia eclesiàstica, campo que Usted se conceptúa como experto.
Ni hablemos de las faltas interpretativas, de las fallas de comprensión y de la voluntad prejuiciosa.
Situaciones como ésta deben servir para que personas como Usted se den cuenta cuán pobre es el bagaje conceptual y cuán elevadas son la soberbia y la estolidez que poseen.
Marcos.

Si bien contesté su comentario olvidé aclarar algo: estudié la carrera de historia para trabajar de eso, así que la tontera de decirme que mi título para hacer unos pocos pesos, es realmente una muestra de la falta de inteligencia que caracteriza a quienes, en lugar de seguir la Tradición y las Escrituras, hacen de algunos sacerdotes unos “gurúes”. Le pido, estimado Marcos, que en primer lugar lea a Lacunza, luego a los Padres y no a los textos que compilan frases… lea, y estudie. Siga su propio consejo.
Aquí, está la respuesta a éste señor:

Estimado Marcos,
Gracias por su mensaje. Imagino que usted se refiere al texto redactado por el Padre Basilio Méramo, a quien estoy preparando una respuesta. Lamentablemente, le adelanto que no encontré en ese escrito una refutación a mis objeciones a su postura, antes bien, la misma hermenéutica que le he criticado (a-histórica) y la misma falta de caridad, ya que el Padre Méramo, a mi modesto entender no argumenta, sino que cae en la falacia ad hominem, porque en vez de demostrar mis errores (que deberían ir más allá del nombre de Lacunza) se detiene en cuestiones que no atañen al problema.
¿Cuál era el objetivo del artículo del Padre Méramo? ¿Pretendía él exponer la doctrina milenarista o bien defenestar al Padre José María Mestre Roc por el sólo hecho de estar en la Fraternidad de la cual él está desvinculado? ¿Quién faltó a la caridad? ¿Quién, como yo ha señalado una y otra vez mis respetos por el Padre Méramo, o el presbítero colombiano que desde hace muchísimo tiempo olvidó predicar a Cristo para reducir su pluma (o teclado) a una daga contra la Fraternidad? ¿Desde cuándo el Padre Méramo es Sedevacantista? ¿En qué momento el Padre Méramo se convirtió en el sucesor de Monseñor Lefebvre? ¿Es acaso el Padre Méramo el heredero intelectual de Castellani? No sólo le imita en los temas sobre los que escribe, sino en el estilo campechano que, es cierto como señaló un amigo, al argentino le quedaban bien por viejo y argentino, pero al colombiano le quedan pésimo.
Las refutaciones del Padre Méramo no atañen a los hechos. Mientras yo he revisado los tomos de la Patrística (que tengo en versión digital, subiré en otro momento el link), imagino que él ha trabajado con alguno de los textos que menciona, que contienen las citas milenaristas a las que se refiere.

Sobre mi persona diré poco. Mi título, querido Marcos, no lo conseguí por perseverancia, sino por méritos, por eso fue el primero en mi colación de grado y con el mejor promedio (sin contar que uno de los pocos que egresó de todos los que entraron conmigo). Lo que me acredita como historiador no es el título expedido por la Universidad, sino por tres libros publicados, artículos en revistas con referato y más de una docena de ponencias en congresos; me acredita como historiador mi trabajo, no el diploma de grado, los estudios de posgrado o los seminarios de filología hebrea. Yo estudio en serio la Historia, toda, porque creo en lo que los franceses llaman “Historia Global”, y por lo tanto me atengo a una mirada múltiple del fenómeno histórico, empero no descontextualizo los hechos ni los documentos, las fuentes en otras palabras, que sí hizo el Padre Méramo, como también hacía el Padre Castellani. He reconocido que se me fue la mano tildando de “teologastro” a Castellani, empero su obra teológica, a pesar de la difusión que tiene en círculos tradicionalistas me parece sobredimensionada, a lo que le sumo sus formas que siempre me parecieron poco elegantes. De nuevo, a él le quedaban graciosas (“es un genio” decía un amigo en La Reja), pero al Padre Méramo no.
Volviendo. El Padre Méramo lo que ha hecho fue defender su artículo a partir de criticarme, por empezar destacando que no soy un teólogo, algo que yo mismo afirmé. No obstante, la diferencia entre él y yo, es que yo cito a los documentos en el contexto en el cual se produjeron y no les fuerzo a decir lo que no dicen. Si el Padre Méramo quiere seguir a Castellani sobre el milenarismo espiritual, que lo siga, pero que no lo coloque a la altura de un dogma de fe, que SI HIZO EN SU ARTÍCULO “EL CRETINISMO ANTIMILENARISTA”, porque ni él ni nadie nos puede obligar a seguir una doctrina contra la cual advirtió muy bien la Iglesia y cuyas consecuencias pueden ser, desde la teología, graves. Como yo utilicé un método histórico, como yo situé cada texto en su ámbito de producción y sobre todo, porque recurrí a las fuentes (y no a las citas que aparecen en libros que tratan sobre el tema) mi comprensión se centra en los textos en sí y no en una hermenéutica de otro autor. Mi voluntad no fue prejuiciosa, estimado Marcos, mi voluntad era simplemente demostrar que el milenarismo no es una doctrina segura ni aprobada por la Iglesia y por lo tanto el Padre Méramo no puede elevarla a verdad teológica utilizando, por ejemplo, generalizaciones empíricas post-factum.
Creo, más bien Marcelo, que situaciones como éstas deben ayudarnos para entender cuan elevada es la soberbia de aquellos que, estando heridos por su desvinculación de una sociedad religiosa (llámese Fraternidad Sacerdotal, Congregación, Fundación o como usted quiera), en vez de continuar con el apostolado (como prometieron) se preocupan únicamente de atacar a quienes fueron sus compañeros y asocian a todos los que no los apoyan, con sus enemigos.
Sin otro particular lo saludo cordialmente en Jesucristo Nuestro Señor,
Raúl Miguel.
Administrador del Blog Sursum Corda.

Lunes, 14 de enero de 2013

Visto en: http://sursumcordablog.blogspot.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s